Aztechin

Noticias de Cultura Pop

Libro La chica mecánica
Cultura

La chica mecánica de un mundo distópico y violento (Libros)

Me ha pasado muchas veces que al estar buscando libros las portadas no me dicen nada o bien, no tienen relación alguna con su contenido.

Cuando me encontré con este libro durante una de mis constantes búsquedas me llamó mucho la atención, primero el arte en su portada por Raphael Lacoste y luego la sinopsis:

“Anderson Lake es el hombre de confianza de AgriGen en Tailandia, un reino cerrado a los extranjeros para proteger sus preciadas reservas ecológicas. Su empleo como director de una fábrica es en realidad una tapadera. Anderson peina los puestos callejeros de Bangkok en busca del botín más preciado para sus amos: los alimentos que la humanidad creía extinguidos. Entonces encuentra a Emiko, una “chica mecánica”, el último eslabón de la ingeniería genética. Acusados por unos de carecer de alma, por otros de ser demonios encarnados, los neoseres son esclavos, soldados o, en el caso de Emiko, juguetes sexuales para satisfacer a los ricos en un futuro inquietantemente cercano, donde las personas nuevamente han de recordar lo que las hace humanas.”

Me gusta mucho el punto de vista que dan los escritores a un futuro distópico, post-apocalíptico, con corporaciones malvadas tratando de cambiar al mundo para su beneficio, que tenga esos personajes estructurados, en este caso cuenta con todo esto y  con una chica-fetiche, un extranjero codicioso e infiltrado, puede sonar a cualquier historia de un manga o un ánime pero tiene la peculiaridad de que todo sucede no en Estados Unidos o en Japón o en alguna ciudad de Europa, no, es en en Tailandia, la tentación fue grande podía ser una buena oportunidad de explorar un trabajo nuevo como los hay muchos, en la visión de alguien igualmente nuevo o de encontrarme con estereotipos racistas y clichés que ya he leído y visto en otras cosas.

En definitiva, al final me lo llevé y…

En un principio me causó una buena impresión así como el deseo de aceptar el desafío del autor estadounidense Paolo Bacigalupi de terminar las 535 páginas sin claudicar a la mitad, el libro no da una introducción típica que englobe de lo que va a ir la historia sino que se lanza de lleno a lo que es, personalmente me gusta que cuando leo me pongan en el contexto de dónde estoy, a dónde voy y qué es lo que puedo encontrarme en el camino, me gusta que todo me lo expliquen detalladamente,  el uso del presente en la narrativa  fue algo que me enganchó al momento porque te sitúa ahí mismo sin tener que darle tantas vueltas al asunto, el autor escribe de una forma muy fluida y te va llevando entre lineas a conocer su mundo y a quienes lo habitan.

Quizá el problema para quienes no están acostumbrados a leer es la forma de inmersión en la trama, con esto me refiero a que el libro empieza dándote un madrazo en la cara y exije que entiendas un contexto completamente desconocido sin que se te haya explicado nada, estás ahí y te trata como un personaje más no tanto como un lector/espectador, el uso, modismos y términos tailandeses están deformados a propósito porque recordemos que es en un futuro lejano, chinos y japoneses, con el típico vocabulario inventado de las novelas de ciencia-ficción que se niegan a explicarte cómo funcionan las cosas porque para los personajes es algo normal. Así que nos toca no sólo hacer el esfuerzo de entender de qué chingados están hablando, sino de cómo funciona este mundo tan ajeno a la lectura habitual.
¿Lo anterior es un problema? yo diría que no, si la cosa es entretener entonces solo te dejas llevar tampoco es de esos trabajos que te obliga a releer partes para entender los diálogos o la acción porque lo que el autor hace es justificarlo todo al final de cada capítulo.
Aun así, a medida que vas leyendo, te mete poco a poco en su mundo, te acostumbras a los términos, vas haciéndote una idea de la religión, la política y la sociedad de Tailandia y de alguna manera simpatizas con los cinco personajes principales que se te presentan a lo largo del libro.

QUIZÁ TE INTERESE  El Aniversario de Freddie

Lo considero un verdadero logro si tomamos muy en cuenta que La chica mecánica no tiene personajes agradables, todos son muy grises, algunos van más hacia lo negro, viven en un mundo violento y cruel que los transforma a ellos mismos en seres con los que resulta difícil identificarse…

A pesar de lo cual terminas comprendiendo sus acciones, sus orígenes y sus motivaciones, están todos tan desesperados, tan cansados o simplemente vienen de un ambiente o una cultura que les enseña a actuar de una o de otra forma, la narrativa presenta muy bien su secuencia de pensamiento y al final de cuentas comprendes por qué hacen lo que hacen.

Hay momentos en los que se puede respirar la decadencia, el horror de Tailandia, sientes el mundo sucio y contaminado en el que se mueven los personajes, también vives de forma constante la tensión, aquí  me atrevo a decir que no hay un verdadero momento de calma para los personajes a pesar de que haya partes en las que creas que no estén haciendo nada.

Los que quieran dar oportunidad de lectura a este libro no busquen un romance bonito o una historia típica de tecnología avanzada y robots que crean sentimientos propios, no busquen nada sano o agradable porque no lo hay, aquí no se ofrecen finales felices.
¿Eso es bueno? Yo creo que si, como lectores estamos acostumbrados a que las tramas de los libros tengan un punto muy alto en los personajes y la trama y luego nos lleven a un final adivinablemente feliz o al menos que nos tenga satisfechos y pensemos que hemos leído algo maravilloso cuando es todo lo contrario porque caen en el cliché de muchas cosas que ya hemos visto durante años, como lectores tampoco nos gusta mucho que se nos planteen cosas nuevas donde tengamos que pensar lo mínimo para entender o peor aún, tener que investigar un previo antes que nos ubique en el contexto que el autor quiere.

¿Lo anterior desvirtúa la historia? Tampoco, vas a encontrar una distopía de verdad, con violaciones sexualizadas y reiteradas a Emiko su protagonista, el desarrollo de los personajes hacia ámbitos oscuros y crueldad, crueldad, pero de verdad CRUELDAD están impecablemente bien manejados y no se basan en fantasías sino en cosas que podrían o que ya están sucediendo a excepción de las violaciones que ese ya es un tema establecido, el libro te presenta una sociedad al borde del cataclismo, con grupos radicales violentos y una revolución.

No voy a decir que no me esperaba que sus capítulos fueran desagradables. desde un principio te dejan bien establecido que ella es un juguete sexual y es algo a lo que me enfrentas en este libro.

Quiero dejar bien claro que no tengo nada en contra de la denuncia de la prostitución, ni tampoco contra los personajes que abusan de su poderío, lo que aquí sucede es que cuentan muy a detalle los abusos sexuales con cierta fascinación morbosa como mancillar los senos, tocar los pliegues más íntimos de la chica, abrirla por la fuerza de piernas, sentir cómo su cuerpo la traiciona y llega al orgasmo, con una vez que lo expliquen ya es suficiente para darnos una idea de como es una violación, como es el abuso, quizá sea la visión del autor para que entiendas lo innecesario que resulta pero entonces habría un fallo muy grande porque eso sería ser sumamente hipócrita con el lector porque te pongo la visión en donde quiero cuando me conviene y prefiero pensar que esa descriptiva está muy de sobra.

QUIZÁ TE INTERESE  Conoce los Nike HyperAdapt #HyperAdapt

Durante la mayoría de sus capítulos se insiste en la pasividad de las chicas mecánicas, en su instrucción, en su incapacidad para librarse de la necesidad de obedecer por ejemplo, a Emiko le han hecho daño constantemente y se resume a violación, persecución, deseos de escapar, sumisión, violación pero junto con esto es muy cierto que no se ha escrito nada nuevo desde hace siglos, más bien se han escrito cosas demasiado comerciales que puedan ser películas o series pero lo importante es cómo contarlo y para mí Paolo Bacigalupi en pretender con esto hacer una denuncia social es donde falla estrepitosamente y se pierde en lo poco creíble de su intención con las escenas que describe y el desarrollo del personaje principal para tal fin me parece sumamente fuera de lugar porque como autor se traiciona así mismo pasando de ser una novela de entretenimiento a una situación actual.

Emiko es un concepto muy interesante, un personaje muchísimo muy fuerte físicamente que cualquiera sabría que puede salir adelante, sin embargo y a pesar de dar nombre a la obra no se explota como debería y es que hay una razón para eso, ya hay 2 secuelas más con personajes diferentes pero ambientada en ese mundo al mismo tiempo, lo que cae en el cliché de lo comercial y de las tan de moda trilogías de las cosas.

Mientras leía esta novela no dejaba de preguntarme ¿por qué se titulaba, ‘La chica mecánica’? si la protagonista no importa y la respuesta se obtiene hasta las últimas páginas cuando nos dicen que un evento lo cambia todo y gracias a eso toda la tensión que se había acumulado estalla en una comprensión absoluta del personaje.

En cuanto a la historia en general si la miramos con perspectiva, no es nada del otro mundo, un grupo de personas sin relación alguna entre ellas que viven una revolución violenta y cruel, donde nadie es completamente bueno ni malo, cosa que es interesante si está bien llevado sin embargo el autor no te da todas las respuestas, tampoco juzga a sus personajes, son ellos los que hablan por sí mismos y la historia es lo que es, si le quitamos esa parte de denuncia social no pretende nada más que hacerte reflexionar.

En general no tengo queja de lo que leí, cada página te da información sobre cómo es Tailandia, información sobre hechos históricos, grupos sociales, enfermedades, comportamientos y religión, en una descripción impecable de las cosas y sabe muy bien como mantenerte interesado.

En fin, a los que quieran darle una oportunidad lo que ofrece es una distopía actual, una moralidad gris, un mundo injusto de verdad y cosas poco agradables pero bien desarrolladas entonces te va a encantar.

Se lee muy bien, es interesante, tiene una narrativa bien montada, hay mil detalles por descubrir y se nota al momento por los personajes y del final no digo nada todo queda al criterio de cada quién pero puede que a algunos les guste y a otros no.

Es una buena lectura, menos típica y más atípica, desafiante y compleja, con sus errores pero que sabe recompensar, que tiene claras las cosas y que se merece haber sido un Best Seller y mucho más que otros libros que nos llegan con esa etiqueta y son más de lo mismo…

Título: La chica mecánica
Autor: Paolo Bacigalupi
Editorial: Plaza & Janés

El libro se encuentra disponible en formato físico y digital en las librerías de todo el país.

Rod
Bruno Díaz de día, Batman de noche