Aztechin

Noticias de Cultura Pop

Cine y Series

La series española de la que todos hablan

Hace unos meses les reseñé La Casa de Papel, anunciando su disponibilidad para Latinoamérica en Netflix.

Como recordarán este serial consta de 13 capítulos y cuenta la historia de un atraco a la Fábrica de Moneda y Timbre, que es donde se imprimen los billetes. ¿El botín? Un estimado de 2,400 millones de euros que un grupo criminales entrenados por meses para enfrentar cualquier pormenor que pudiera suceder durante la concreción del ilícito que ni siquiera conocen el nombre de los otro miembros del equipo.

Esta serie hoy vuelve a ser noticia porque dentro de unos días – el 6 de abril-, se estrenará su segunda temporada en la plataforma de contenido por streaming.

Si necesitas razones para echarle un ojo a La Casa de Papel, te aseguro que encontrarás sorpresas en cada capítulo, una factura inobjetable y un ajuste a tus preferencias para verlo con subtítulos aunque esté en español si es que no entras en la convención.

Si viste Vis a Vis, puedes adentrarte en esta historia en lo que esperas su “inesperado” regreso tras el final que vivimos hace un par de años. En La Casa de Papel puedes continuar adorando a Alba Flores, que en el drama carcelario interpretaba a Saray, la gitana compinche de Zulema Zahir que estaba enamorada de “la rizos”.

Alba Flores que es una actriz poderosa, resulta ser la heredera de la dinastía “Flores”. Nieta de la cantaora Lola Flores y el Pescaílla, sobrina de Rosario y Lolita; Alba es hija de Antonio Flores, músico también que quizá su momento más recordado en México es cuando decidió quitarse la vida tan sólo unos meses después de la muerte de su madre.

QUIZÁ TE INTERESE  Ya estamos en abril 2019

Hace muchos años en un momento en que consumía muchísimo cine decidí dejar de ver películas en que la motivación fuera “sólo” el dinero, porque no entendía que fuera un motor tan grande; pero puedes estar seguro que La Casa de Papel vas a encontrar otro tipo de motivaciones muy escondidas que hacen que los personajes -”buenos” y “malos”- sean entrañables.

DEJAR UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *