Aztechin

Noticias de Cultura Pop

Project Power
Cine y Series

Project Power, los mutantes de Netflix

Las historias sobre mutantes o personas ordinarias que de repente tienen poderes extraordinarios han sido del gusto del público desde hace muchos años, con producciones como Push, Cronicle y Code 8, es ahora el turno de Project Power de Netflix.

¿De qué va la película?

Una nueva droga puede alterar genéticamente por cinco minutos a quien la toma convirtiéndolo en una especie de superhéroe, aunque el mejor término para llamarlo es, mutante. Lo que sucede es que la mayoría de los que utilizan esta nueva droga más que hacer justicia los ayuda a cometer más crímenes, quizá este sería un concepto mucho más interesante que considerar sobre que pasaría si la humanidad adquiere de golpe una capacidad como esta y si la mayoría optaría por el caos y el descontrol.

Así como Netflix produce y distribuye películas interesantes. Hay trabajos como este que se quedan justo a la mitad entre ser una buena propuesta y solo un trabajo de relleno para la plataforma, si bien tiene una idea interesante, en su desarrollo cae en hacernos pensar que puede ser un prototipo de remake de alguna película de acción de los 90’s con personajes que viven en la acción todo el tiempo, vamos, que maman la acción, situaciones fantasiosas que no aportan nada más allá que algunos efectos inverosímiles muy bien logrados y momentos pseudo vertiginosos.

Pero, esa no es la lógica que sigue la historia, en medio de toda esta situación y que solo está pasando en el sur de Norteamérica se encuentran tres personajes Frank (Joseph Gordon-Levitt) una adolescente llamada Robin (Dominique Fishback) que vende estas pastillas y Art (Jaime Foxx) quien sigue la pista de la venta de drogas. Su objetivo tiene que ver con recuperar a su hija la cual según él, está con los principales distribuidores, no sabemos mucho sobre el pasado de estos personajes solo lo que vemos en la primera parte de la cinta.

QUIZÁ TE INTERESE  Mechanic Resurrección - Trailer

Las interpretaciones actorales son de lo mejor, el equipo que hacen Foxx, Gordon-Levitt y Fishback se siente auténtico, cada uno sabe qué hacer. Los directores Henry Joost y Ariel Schulman copian mucho el estilo de películas del género de acción de Michael Bay, explosiones, persecuciones, choques, caídas y lo hacen bien pero el guión de Mattson Tomlin se siente muy flojo por momentos, lo que entorpece a los actores en el desarrollo de sus personajes.

Los efectos especiales son buenos, la característica que tiene esa droga es que te da un poder que no sabes cuál será ¿invisibilidad, invulnerabilidad, super fuerza, super velocidad? en este punto los directores hacen un buen trabajo manteniéndonos expectantes a la acción pero dura muy poco ese efecto.

La música refleja bien el ambiente de un barrio vulnerable pero lo hace desde un lugar muy superficial hay todo un discurso sobre el rap, el verdadero poder y el sistema, que parece totalmente sacado de otra película  a diferencia del score a cargo de Joseph Trapanese (TRON: Uprising, Oblivion) da un ambiente muy acertado sin tener un tema muy memorable, un trabajo discreto y agradable.

Una de las partes más notables  de la película es la incorporación de una adolescente vendiendo esta nueva droga y rapeando en un mundo que por momentos vemos muy sádico y gore. Ella nos brinda los únicos momentos de frescura, cómicos y hasta de simpatía, hace que por momentos pensemos que es más una película fantástica que la seriedad que le dan sus compañeros.

La narrativa trata de desarrollar una buena idea  pero que no termina de convencer del todo porque tiene una ejecución aceptable pero que deja muchos cabos sueltos así como su apresurado desenlace, como sucedió con The Old Guard que no sabemos si están reservando más cosas para futuras entregas o solo es un trabajo mal hecho.

QUIZÁ TE INTERESE  Danny Trejo en anuncio de Snickers para el SuperBowl

Probablemente haya algo en el cine de acción que traiga algo nuevo, entretenido y que merezca la pena ser rescatado incluso desde la fantasía pero este no es el caso, es como un chiste, al terminar de  verla pienso en que esta re-interpretación de una sociedad vulnerable y perdida en las drogas mezclada con mutantes es la mirada de dos hombres que no tienen el acercamiento necesario tanto por el lado de los comics como de la sociedad que manifiestan.

Claramente es de esas producciones que necesita nuevas generaciones para traerlas a un género en desarrollo que mezcla lo fantástico, la acción y cualquier serie de narcos.

La película ya está disponible en Netflix.

Rod
Bruno Díaz de día, Batman de noche