Catwoman en retroreseña en VHS

Desde que se dio a conocer la noticia de que la película de The Flash que está en preparación desde hace unos meses y que abordará el tema del multiverso en el DCU. Michael Keaton y Ben Affleck aparecerán en esta historia.

En los cómics sucede un fenómeno similar desde hace muchos años, por un lado Marvel Comics publicaba What… if? y por el otro DC Comics hacía lo propio con sus Elseworlds poniendo a sus principales personajes en otras situaciones, en otros tiempos pero sin perder su esencia.

En el 2004 Warner presentó una película que en ese momento no fue muy bien recibida por el público ni por los fans, Catwoman llegó a las pantallas grandes de todo el mundo pero no era lo que todos esperábamos, luego de que en 1992 Michelle Pfeiffer encarnara a este personaje de manera fabulosa se hablaba de que apareciera en una película en solitario dirigida nuevamente por Tim Burton pero, con el paso de los años y los compromisos que ambos tenían eso no pudo llevarse a cabo.

Los derechos del personaje para sus apariciones en pantalla grande los mantuvo Warner Bros durante 10 años y para no perderlos decidieron retomar ese viejo proyecto y darle un enfoque totalmente nuevo, lo que parecía ser una película solo por cumplir se transformó en algo más, primero en un fracaso en taquilla y ahora en un film de culto.

Dentro de lo que pueda ser bueno o malo hay algo interesante en esta película, los productores ejecutivos Benjamin Melnik y Michael E. Uslan querían algo más apegado al misticismo egipcio y a la diosa Bastet que a una villana, esto implicaba cambiar completamente las personalidades y su origen que se alejaba de aquella ladrona de Gotham City.

Patience Philips (Halle Berry) trabaja como diseñadora gráfica para la empresa de cosméticos Beu-Line, dirigida por George Hedare (Lambert Wilson) y su esposa la supermodelo Laurel Hedare (Sharon Stone) accidentalmente se entera del oscuro secreto que hay detrás de los productos de belleza que está a punto de ponerse a la venta y es asesinada, sin embargo, misteriosamente vuelve a la vida gracias a Midnight un gato mau egipcio que la dota de cualidades y habilidades extraordinarias, fuerza, agilidad es así como se convierte en Catwoman y prepara su venganza con la ayuda de Ophelia Powers (Frances Conroy) su doble vida e identidad secreta complica su relación con el detective Tom Lone (Benjamin Bratt) quien cree que ella es una criminal fugitiva.

El plot es simple, los buenos contra los malos en una estructura que nos recuerda las series y películas de los años 80’s adaptado a tiempos más modernos y para ello los estudios seleccionaron al director Pitof quién previamente había trabajado en la producción de Vidocq (2001) siendo esta su opera prima luego de haber trabajado con Jean-Pierre Jeunet en Alien: Resurrection (1997) y con Luc Besson en The Messenger: The Story of Joan Of Arc (1999) su trabajo se caracteriza por sus constantes giros de cámara y atmósferas atemporales.

El guión fue escrito por Theresa Rebeck, Michael Ferris, John Rogers y John D. Brancato quienes se basaron en el personaje creado por Bill Finger y Bob Kane, contar esta historia parecería de los más simple  pero no lo es, lo que vemos es complejo y muy bien estructurado porque no solo se enfoca en la evolución de su personaje principal sino en todo su entorno, por otro lado, la idea de que la villana sea una compañía de cosméticos viene de otro personaje, Clayface, quien obtiene la habilidad de poder cambiar de forma de un producto tóxico comercializado por el gangster y empresario Ronald Dagget para la serie Batman: The Animated Series (1992) haciendo una crítica al consumo desmedido de estos productos en ambos casos.

QUIZÁ TE INTERESE  Alien: 40 aniversario... en México

La narrativa que tiene permite contar en 104 minutos las aventuras de esta felina mujer así como el desarrollo de sus personajes que con muy poco explican muy bien las motivaciones de cada uno de ellos para involucrarse en situaciones inverosímiles, al final Catwoman se transforma en una heroína más que en una ladrona, aunque esta película queda completamente fuera del canon establecido en el material impreso de Batman se apega a tener tomas y encuadres muy del estilo de la historieta al igual que su paleta de colores, aunque no está ubicada en este universo tampoco es muy necesaria la presencia o la más mínima referencia a los personajes de DC comics.

El fallo que tiene en su guión es que durante gran parte de la película vemos que el personaje no tiene una misión definida o una motivación lo suficientemente importante para dar un paso decisivo, para cuando llegamos a este momento que involucra los planes de conspiración del emprio cosmético es donde comienza la acción y es cuando podemos ver lo que tanto esperábamos, la confrontación entre Catwoman y Laurel Hedare, aunque es demasiado breve podemos ver de dónde venía su apacible belleza en un cutis fuerte como el mármol y que se va rompiendo de a poco durante la pelea.

Siendo ésta una de las primeras películas del género de superhéroes en presentar a una mujer como protagonista abre camino para que estos personajes sean más tomados en cuenta, ante esto, Marvel no se quedó atrás y en el año 2005 estrenó Elektra del director Rob Bowman y con Jennifer Garner en el papel principal que tampoco fue un éxito en taquilla, es evidente que en esos años aún estaban experimentando y definiendo como hacer una película con una buena historia que fuera del agrado de todos.

Algo que no ha cambiado desde entonces es que a diferencia de Wonder Woman, estas mujeres son todas parecidas, débiles y abusadas por los más fuertes, conformistas y sumisas ante el maltrato y entonces, hay un catalizador en la historia que hace que todo esto cambie y se desarrolle, que evolucione en sí misma y emprendiendo el camino del héroe porque, este es el tipo de feminismo que se ha venido manejando desde entonces pero que si no se sabe llevar de manera correcta queda en un intento burdo de llevar un mensaje social y de denuncia en donde el empoderamiento de la mujer toma más importancia.

Por supuesto que estamos ante un trabajo bastante liviano que para los estándares de hoy día bien podría ser un capítulo más de una serie mediocre de CW, esta es solo Catwoman quién toma solo el nombre lo demás lo toma de manera muy obvia de películas sobre  justicieros del cine B mezclado con situaciones absurdas como que puede caer de alturas considerables a 4 patas, volverse loca por la hierba de los gatos, tener fobia por el agua,  alterarse por la presencia de un perro o bien, tener un acento felino muy al estilo de Eartha Kitt en el serial del 66 en donde interpretaba a este personaje.

QUIZÁ TE INTERESE  Ya vi Whiplash: Música y obsesión (Whiplash. 2014)

La manera en la que abordan el tema del misticismo egipcio está bien llevado y explicado, que estos gatos seleccionan a sus mujeres para darles esas habilidades aunque sean perseguidas por considerarlas peligrosas para las diferentes sociedades en las que han estado presentes.

En cuanto a su desarrollo técnico es muy evidente el uso del CGI de aquellos años para hacer que ella se mueva con gracia, elegancia y rapidez entre las azoteas o bien manejando su látigo pero algo que destaca es su apariencia porque hasta el día de hoy su traje diseñado por Angus Strathie quien quería algo más apegado a la realidad que muestre la evolución del personaje desde su forma más recatada y reprimida hasta ser sexual y provocativo pero aún así no convence y esto hace que sea uno de los grandes fallos en la cinta.

Halle Berry como actriz es una mujer encantadora con un carisma increíble y una capacidad de actuación definida pero aquí no logra brillar del todo pero da lo mejor para que finalmente nos sintamos identificados y simpaticemos con su personaje, el cast que la acompaña tiene a Sharon Stone que si bien no es uno de sus mejores trabajos entiende perfectamente bien lo que es encarnar a una villana, Benjamin Bratt, Lambert Wilson, Alex Borstein y Frances Conroy demuestran su capacidad de compromiso brindando una buena actuación, quizá más de lo que la misma cinta requiere.

La música compuesta por Klaus Badelt (Pearl Harbor, Hannibal y X-Men) tiene acordes electrónicos muy al estilo hip- hop sin ser tan exagerado como el resto de las piezas, el soundtrack no se comercializó de manera oficial.

Para su estreno en formatos caseros ésta fue la última de los estudios warner en ser editada en VHS puesta a la venta junto con el DVD en 2005 y en Blu ray en 2009, para finales de este 2021 se planea sacar una edición conmemorativa celebrando los 80 años del personaje que incluirá la versión de cine y el corte del director con escenas adicionales y un documental más amplio sobre la filmación y su detrás de cámaras.

Su merchandising fue muy discreto, hubo camisetas para jovencitas así como una muñeca Barbie de la compañía Mattel para las niñas y que hoy en día es un objeto muy buscado por los coleccionistas lo mismo que una estatua de porcelana edición limitada de la ya desaparecida DC Direct así como posters y tarjetas.

Esta película como comenté en un principio era solo por cumplir que que todos se tomaron en serio, nunca se planeó una secuela como tal ni hacer una franquicia de este personaje pero sí una mini serie animada que se estrenaría en verano de 2005 el proyecto fue descartado debido al fracaso crítico y de taquilla que tuvo esta película.

En conclusión, Catwoman no es una mala película es simplemente que llegó en un mal momento en donde no se pudo apreciar de manera completa este trabajo que con el paso de los años se ha vuelto de culto pasando de lo absurdo a algo más respetable entre los fans, su simetría es peculiar pero vistosa que de una manera muy diferente nos hace ver que estos personajes de DC Comics bien pueden tener un universo aparte y desarrollarse por sí mismos en su propio contexto.

La película se encuentra en formatos caseros y en plataformas de streaming.