Aztechin

Noticias de Cultura Pop

Azteca
Música Reseñas

Me asaltaron en el Azteca

Se busca Colombiana integrante de una banda internacional dedicada al asalto masivo de ingenuos en el Estadio Azteca, que acuden ilusionados por ver un show en vivo…

Azteca

¡Obviamente, estoy hablando de Shakira!

Hace unos días, después de meeeeeses de espera y años de asuencia, pude por fin contemplar en vivo un concierto de Shakira y como habrán adivinado fue muy decepcionante.

No digo que el show no tenga sus momento rescatables y elementos muy destacables. Pero esta fue mi sensación general al abandonar el recinto después de una lluviosa jornada de mal audio y poco espectáculo.

Tal vez lo mejor es el maping; el despliegue tecnológico-visual es impresionante y la pirotecnia agradecida, todo de tan buen nivel que hacía resaltar las constantes fallas en el audio, la mermada capacidad del instrumento vocal de Shakira, la ausencia de bailarines y sus cada vez más secas caderas.

Por si eso fuera poco, el setlist se puede denominar como “anodino”, consistente en los tracks de su más reciente producción El Dorado que – huelga decir- no ha tenido un arrastre masivo en el panorama musical nacional.

Falto además de storytelling, este concierto está estructurado sin un propósito específico más que vender el nuevo disco que en muchos aspectos es abominable. Por eso mismo, se siente desaprovechada la oportunidad de la cantante por reforzar su marca y la conexión con el público nostálgico que en la mayoría fue el que acudió a este concierto ( a ojo de buen cubero podría fijar la media de edad de los asistentes en 28 años).

Por supuesto, la canciones más ovacionadas fueron las que tienen al menos una década en el repertorio de la colombiana y el corazón y las playlists de los mexicanos. Por ello fue grande la ausencia de temas como Las de la intuición (2004), Sale el sol (2010) y particularmente, Ojos así (1998) que si un mérito tiene es el de haberle abierto la puerta del crossover en aquel lejano material Unplugged distribuido por la también lejana MTV.

En resumen, el esfuerzo y la espera fueron excesivos para una entrega en la medianía. Por eso no dudaría en pedir “¡Qué devuelvan las entradas!”.  

QUIZÁ TE INTERESE  Letterman en Netflix: Sin presentación

DEJAR UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *