Aztechin

Noticias de Cultura Pop

Vida diaria

Una vía para el cine iberoamericano

Hay una cosa indudable en lo que a productos de comunicación se refiere, España nos lleva la delantera en cuanto a la vías de contar historias. Como en todo hay buenas y malas películas producidas en aquel país, pero esta semana en Netflix tuve la oportunidad de ver dos filmes que caen muy lejos de los temas habituales que vemos en que se enreda el cine nacional y en general el latinoamericano.

Obvio recomiendo echarle un ojo a ambas, nada más para juzgar la próxima vez que te enfrentes una producción nacional de esas que te rogaron que apoyaras al cine nacional.

La primera es un producción de 2016, escrita y dirigida por Oriol Paulo, el responsable del guión de Los Ojos de Julia (2010). En la cinta conocemos a Adrián Doria, un emprendedor reconocido que está implicado en el asesinato de una mujer, cuando se reúne con una experta en preparar testigos que detona la revisión del caso por el que es acusado… en adelante te mantendrá 100 minutos al borde del asiento.

Independientemente de sus valores de producción (que no resaltan, precisamente), lo importante aquí es la historia y eso está muy bien contado y aunque tiene el dudoso honor de haber ganado el premio Yoga a la peor película española equivalente a los Razzies, lo cierto es que después de 60 mil calificaciones en IMDB tiene un promedio superior a 8.

Por el otro lado está El Aviso, una producción original de Netflix que recién se ha estrenado y al estilo de Minority Report y Dark, viene a introducir el tema de las coincidencias, los sucesos reiterativos y la posibilidad de predecir tragedias.   

E insisto, en estos dos casos lo que destaca es la libertad para explorar historias distintas de una manera verosímil. Si estamos claros que el cine iberoaméricano nunca va a competir contra la gran industria mundial en cuestiones de innovación y producción, bien puede hacerlo en el área narrativa, ahí está la oportunidad de conquistar al propio público, no volviendo a vender sus propias versiones chafas de fórmulas hollywoodenses.

QUIZÁ TE INTERESE  Netflix, ¿derechairo?

DEJAR UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *