Aztechin

Noticias de Cultura Pop

Cine y Series

El baile de los 41 y la homosexualidad en el Porfiriato

Durante este accidentado año 2020 las películas mexicanas han tenido una buena recepción entre los espectadores con diversos temas que van de lo sobrenatural a los hechos históricos y la comedia.

Tocar temas como el de la homosexualidad en estos tiempos es delicado si no se sabe llevar porque de inmediato muchos puristas salen en defensa de algo en lo que en su mayoría no se está bien informado.

El Baile de los 41 es un hecho poco conocido en la historia de nuestro país y que se llevó a cabo el día 18 de Noviembre de 1901 en la Ciudad de México, básicamente fue una reunión / baile de hombres homosexuales en una casa en la calle La Paz, entre los asistentes 21 estaban vestidos de hombres y 21 de mujeres, 42 hombres fueron participes pero solo 41 fueron arrestados.

Es poco lo que se sabe con certeza de lo ocurrido, lo demás son rumores sobre este hecho, la mayoría de los implicados eran miembros de la alta sociedad porfiriana y la prensa en aquel entonces se limitó solo a contar lo sucedido aquella noche.

La trama principal de este trabajo está dirigido por David Pablos y un guión de Monika Revilla, los personajes principales son  Ignacio de la Torre y Mier (Alfonso Herrera), Evaristo Rivas (Emiliano Zurita) y Amada Díaz Quiñones (Mabel Cadena) son quienes nos presentan de manera muy convincente lo que nadie se había atrevido antes a contar en un largometraje.

La cinta es increíblemente extravagante llena de erotismo y libertad sexual su alto nivel de producción es el elemento clave para interesar al espectador por una historia de época en la que nos remontan a revivir la sociedad en ese tiempo y a saber cómo desarrollaban estos personajes una doble vida.

David Pablos hace uso de locaciones en la ciudad de Guadalajara que aún se conservan y que dan la apariencia de estarse desarrollando en la época del presidente Porfirio Diaz, otro punto a destacar es  el vestuario y la ambientación que fue sumamente cuidado para dar una visión más concreta de su ubicación en el tiempo en el tiempo de esta historia.

QUIZÁ TE INTERESE  Nuevo trailer de Alien: Covenant


La fotografía de Carolina Costa está espectacularmente bien lograda con el uso de una paleta de colores acertada a la época que va desde los cafés oscuros a los amarillos poco luminosos que dan ese toque antiguo.

La película presenta una historia cruda, cruel y real, tiene momentos de mucha impotencia que tristemente se sienten muy vigentes en nuestros días a pesar de ser un hecho que ocurrió en 1901, otro de los puntos clave es que no se encasilla en un sólo concepto, tampoco usa como pretexto el baile para sostener la historia sino que dentro de este trabajo hay subtemas que resultan efectivos en la narrativa que lleva la trama principal, temas como la misoginia, el machismo, el lugar que ocupaban las mujeres, la poca libertad de expresión para las personas y la prensa, el derecho a ser informados sin amarillismos, la corrupción, la homofobia y transfobia.

Alfonso Herrera en el papel de Ignacio De La Torre hace un trabajo muy limpio y convincente lo que demuestra que no solo tiene tablas para la actuación sino que el paso por otras series y películas le ha dado la experiencia para encarnar a cualquier personaje en este caso interpreta dos personalidades completamente opuestas, por un lado es una figura pública de la alta sociedad, elegante, bien visto y por otro lado es una persona más relajada, que se siente en su ambiente donde puede ser el mismo sin tener que estar en la falsedad, Mabel Cadena en el papel de Amada Díaz, quien hace de pareja del personaje de Alfonso está sumamente bien cuidado porque vemos a una mujer afectada por saber el secreto de su esposo y aún así apoyarlo y defenderlo a costa de todo y quién es una víctima de las circunstancias, cada uno cuenta su propia historia de manera sólida y bien hecha.

QUIZÁ TE INTERESE  Homero y Marge no se divorcian

Podemos decir que la cinta tiene un inicio lento pero que poco a poco se va tomando el tiempo de desarrollar muy bien a sus personajes, de conocer sus motivaciones y de darnos el tiempo de entenderlos y simpatizar con ellos, el final entregarnos un final es acertado y efectivo pero lo que falla en este es que hace una crítica social para hacernos conscientes de que ese tipo de hechos y sucesos siguen pasando hoy en día, que la poca tolerancia hacia las personas homosexuales parece ser un derecho que tienen los demás para juzgar sin conocer, mucho menos por defender y respetar la vida privada de cada individuo.

El director David Pablos la clasifica como una película necesaria y justifica esto diciendo que podríamos poner la misma trama en un contexto más actual y el impacto seguiría siendo el mismo cuando lo que busca es concientizar a nuestra sociedad con este mensaje y que nos cuestionemos a nosotros mismos si realmente hemos cambiado como sociedad  o bien hemos evolucionado desde entonces para ser más tolerantes e inclusivos no solo por moda sino por derecho.

El Baile de los 41 es una cinta que si vemos en otro contexto quitándole esa invitación a la reflexión queda como un trabajo destacable y bien llevado sin caer en algo vulgar o parodia sino que narra hechos que muchos ignoramos sobre la sociedad y la historia en nuestro México.

La película ya está disponible en algunos cines de nuestro país.

Rod
Bruno Díaz de día, Batman de noche