Clarice, la serie que está entre lo que quiere ser y lo que es

Hello Clarice…!!!

Citaba uno de los asesinos en serie más famosos y más queridos de la pantalla grande en aquél espeluznante thriller policíaco del director Jonathan Demme y basado en la novela  de 1988 escrita por Thomas Harris.

The Silence of the Lambs llegó a los cintes en 1991 protagonizada por Jodie Foster y Anthony Hopkins con un guión muy bien escrito que le valió el Oscar a mejor película y que dio para hacer 2 secuelas más y una serie de televisión, Hannibal en 2001, Red Dragon en 2002, la precuela Hannibal Rising de 2007 y finalmente Hannibal (TV series) del 2012

En este 2021 CBS estrena una serie que sigue la vida de Clarice Starling luego de los sucesos presentados en la película y las consecuencias que tuvo en sus personajes.

¿De qué va la serie?

Un año después de los acontecimientos de The Silence of the Lambs la detective Clarice Sarling (Rebecca Breeds) tiene que enfrentarse a un nuevo trabajo en una sub división del FBI llamada ViCAP (Programa de aprehensión de criminales violentos), que tiene que resolver varios crímenes que parecen haber sido cometidos por un nuevo asesino en serie al mismo tiempo tendrá que lidiar con sus demonios internos lo mismo que Catherine Martin la única sobreviviente de Jame Gumb alias Buffalo Bill y a un sistema político que trata de desviar la información y manipularla a los medios de comunicación.

La serie pretende profundizar en la historia personal no contada hasta ahora del personaje Clarice Starling que deja muy de lado lo que vimos antes en pantalla y se centra en casos policíacos de sub historias auto conclusivas que no se entrelazan en si mismas pero que les falta esa consistencia de un thriller.

Curiosamente nos recuerdan constantemente que ya no son los protagonistas de la película y que debemos olvidarnos de ellos para enfocarnos más en la historia olvidando completamente el nombre de Hannibal Lecter del que solo hacen referencias y lo llaman “el terapeuta” debido a que sus creadores Alex Kurtzman y Jenny Lumet no tuvieron otra opción debido a los  problemas de derechos impidieron que Lecter se involucrara más lo que deja un enorme desafío para esta serie y es hacer que el personaje de Starling sea lo suficientemente interesante y concreto para que nosotros como espectadores nos olvidemos por completo del Dr. Hannibal Lecter, pero a quién sí vemos a manera de flashbacks es a Bufalo Bill y la recreación de sucesos basados en la película.

En cuestión de casting Rebecca Breeds hace lo que puede con lo que tiene porque su actuación es un simulacro que solo expone el abismo entre la imitación y lo real porque uno de los grandes fallos que tiene esta serie no está en su historia ni en su narrativa sino en sus actores que constantemente buscan parecerse a sus contra partes en el cine lo que hace que caigan muy rápido en la pereza por ejemplo, en los primeros minutos del capitulo piloto hay primeros planos de cámara que se centran en Clarice con el psiquiatra que tratan de recrear la forma en que se filmaron sus reuniones con Hannibal Lecter en prisión y se nota el descarado intento de Breeds por imitar esa mirada con los ojos bien abiertos de Jodie Foster y el acento preciso de sus frases en la película y asi es el resto de su actuación,  un simulacro que solo expone el abismo entre la imitación y lo real.

QUIZÁ TE INTERESE  The Boys, una nueva propuesta televisiva | Reseña

Hay algo muy ingenioso en el paralelismo entre la historia y la ejecución de la historia, su estructura se basa en las reglas de todo programa de este género presentando a sus protagonistas , un caso a resolver, las investigaciones y la conclusión, así sucesivamente ya que en aproximadamente 50 min se tiene que contar y desarrollar todo lo cuál puede ser una ventaja o una desventaja dependiendo de la historia y lo simple o complicada que puede ser contarla, aquí todo eso cae en una zona de confort porque conocemos bien al personaje y queremos que esté en situaciones más de riesgo y suspenso pero no sucede.

Clarice tiene varios errores menores pero muy evidentes; porque es inexplicable y muy poco creíble que un programa sobre una unidad dedicada a capturar asesinos en serie no tenga ninguno, del primero al tercer episodio tratan de configuran una trama de conspiración que aparentemente  sobre un presunto asesino que creemos es una versión más arriesgada y violenta del antagonista en la película pero no tardan mucho en revelar que es un sicario que trabaja para una compañía farmacéutica que usó a mujeres para probar sus medicamentos pero que tuvieron efectos secundarios y se resuelve con su captura, luego, el siguiente episodio es  sobre un líder de una secta que mata a un oficial de la ley, iniciando con esto un intenso enfrentamiento con las autoridades federales para finalmente descubrir que era una red de prostitución que involucraba a menores de edad.

Su fracaso narrativo sobre los temas que trata de abordar de manera más seria depende completamente de la cuestión de si los jefes de alto mando de Clarice creen que es lo suficientemente fuerte como para superar un trauma que apenas conocemos y que no logran concretar del todo porque si bien sabemos la relación con el Dr Lecter se basaba en decir una cosa y obtener por ella una pista que le llevara a la captura del asesino aquí es un motivo más que suficiente para que esta detective esté en el ojo del huracán porque pasa de ser la heroína a la víctima de un daño colateral, además, el hecho de ponerla como una farsante tampoco ayuda porque tira al piso todo eso que Foster armó con su talento y jamás vemos a esa mujer fuerte y determinante que quiere llegar al fondo de todo y resolverlo.

QUIZÁ TE INTERESE  Baby Driver Trailer

El mundo es más interesante contigo en él…

Es una oportunidad perdida la que tienen porque no supieron abordar el tema de la misoginia real que persistente en los círculos políticos y policiales; Clarice como serie remarca ese problema y nos pide a nosotros como espectadores que simplemente creamos que el agente especial Starling es más frágil que sus co-protagonistas masculinos y pretenden que sea un personaje lo suficientemente inteligente como para resolver los pretenciosos casos que involucran aspectos políticos de los que nadie quiere hablar pero que todos lo suponen.

En cuanto a la narrativa los escritores nunca esos temas profundos que nos prometen porque no están interesados en descubrir los complejos desafíos de ser una mujer en un entorno de hombres pero son muy confiados en dar a entender que hay sexismo para crear la ilusión de que están contando una historia seria y adulta, el feminismo es un tema mal abordado porque revela una contradicción entre lo que el programa quiere ser y lo que es; la serie insinúa los temas y las tramas compuestas por personajes muy poco desarrollados  lo que hace evidente que sus creadores carecen de la astucia y del profesionalismo que requiere el género.

El reparto hace un buen trabajo, tenemos a Rebecca Breeds, Michael Cudlitz, Lucca De Oliveira Kal Penn, Nick Sandow, Devyn A. Tyler y Marnee Carpenter, pero se quedan a la mitad porque el guión que no es del todo bueno se sobrepone a todos ellos.

Algo bueno que podemos decir sobre su aspecto técnico es que algunas de las imitaciones a Demme resultan muy atractivas e interesantes en esos modelos de cámara fija o en tomas borrosas y claroscuros, en su secuencia de apertura que muestra a estos insectos tan característicos con su mancha en forma de calavera, en la ambientación que recrea sucesos de la película, en su fotografía que es más espectacular que la presentada en el metraje para cine.

En conclusión, Clarice trata desesperadamente de vivir a la altura de un trabajo que fue merecedor de esa codiciada estatuilla dorada y al fantasma de de villano más carismático del cine al que esperábamos se mencionara y solo se queda en una serie de criminales genéricos poco creíbles con desarrollos pobres lo que resulta ser francamente deprimente.

La serie consta de 5 capítulos en su primer mitad de temporada que ya están disponibles en la plataforma de CBS All Access.