Halston es un un retrato comprensivo de un hombre complicado

Las bioseries han estado muy solicitadas en estos últimos años siendo la plataforma de Netflix que dentro de sus producciones originales ha abordado este tema.

Ryan Murphy como productor ha tenido grandes éxitos como Nip / Tuck, Glee y American Horror Story entre otras, ahora incursiona en este género con la habilidad de ser increíblemente estilizada al contar la vida y obra de uno de los diseñadores americanos más prolíficos dentro de esa industria.

Halston es una serie que cuenta con un gran presupuesto que está destinada a ser un retrato comprensivo de un hombre complicado al que deberíamos perdonarle sus excesos porque van de la mano con su gran ingenio.

¿De qué va la serie?

Roy Halston Frowick / Halston (Ewan McGregor) fue un diseñador de moda estadounidense que saltó a la fama internacional en la década de los 70’s redefiniendo la moda en aquellos años gran parte de su fama fue gracias al diseño de un sombrero para Jackie Kennedy lo que le valió que creará un emporio, la relación de amistad que llevó durante muchos años con la cantante y actriz Liza Minnelli (Krysta Rodriguez) hasta su decadencia y la pérdida de su marca por el exceso de drogas.

La miniserie está basada en el trabajo biográfico, Simply Halston: The Untold Story del autor Steven S. Gaines tomando los mejores y peores momentos en la vida de este hombre que se entremezcla con su trabajo que no es del todo original pero que supo aprovechar muy bien las ideas de sus colaboradores más cercanos haciendo de esto un parteaguas para la moda que no solo contaba con diseños exclusivos sino también incursionó en otros ámbitos como el de la perfumería.

Si bien, esta serie tiene muy buenos aciertos como retratar fiel e impecablemente el mundo de la moda así como introducirnos a los espectadores en su vida desde sus primeros años cuando diseñaba sombreros para su madre y todo por lo que tuvo que pasar para llegar a la fama es narrado de una manera simple y entretenida en la que entendemos bien cómo es que se manejan estos diseñadores en su vida pública y como son en su vida privada.

Sin embargo, el mayor problema proviene del poco cuidado y atención que requiere recrear una época pasada y a sus detalles como los colores, los exteriores algunos vestuarios y sobre todo la forma de hablar en esos años, al parecer, este tipo de series presentan los mismos fallos porque no hay una investigación previa y más a fondo sobre cómo es un día a día, el cómo se comunican e interactúan con otras personas que bien se puede ver en producciones cinematográficas y de televisión propias de esa década, así mismo, otro problema que vemos  es la falta de atención al estado mental del protagonista porque en algunas partes en las que parece estar cerca de un estado más profundo y reflexivo pero no se arriesga a permitir que esto se desarrolle más, y así mismo toma el camino más fácil que es presentar una cena elegante o una línea de ropa producida para ser exhibida en una buena imitación de lo que fue un hecho real.

QUIZÁ TE INTERESE  Special, una serie original de Netflix

El guión escrito por Sharr Whitte, Ian Brennan, Ted Malawer y el mismo Ryan Murphy tiene altibajos en su desarrollo y aunque la narrativa es buena estos detalles entorpecen mucho las acciones de los personajes creando pequeñas subtramas, unas que se resuelven y otras que quedan en el olvido como la relación laboral que tuvieron Halston y un joven Joel Schumacher (Rory Culkin) antes de ser director de cine y que tenía problemas con las drogas pero quién le dió la idea a este diseñador de usar diferentes telas pintadas en casa; en contraste a esto vemos más y a medias la relación administrativa que tiene con David Mahoney (Bill Pullman) y los negocios que este hace dentro de la industria para colocar estos diseños como los favoritos de las mujeres norteamericanas.

A pesar de tener estos problemas, Ewan McGregor hace suyo este papel de una manera impresionante aunque en los elementos melodramáticos se siente un poco caricaturizado y exagerado cuando juega con una falsa arrogancia, hay algunos otros segmentos que resultan ser absolutamente maravillosos como su relación con Liza desde cómo la conoció hasta llegar a forjar una sólida amistad.

En cuanto a su estética Halston está a la altura de la imagen real del lujoso mundo de la moda con la presentación de algunos magníficos trajes; el diseño de producción en general es bueno pero carece de credibilidad, se siente sumamente moderno más que de época porque no cuidaron esos filtros retro o bien que se vea opacado por elementos secundarios que se vuelven el principal atractivo en un par de capítulos como es la apertura del icónico Studio 54 que bien podría ser un prólogo a la película 54 (1998) del director Mark Christopher.

QUIZÁ TE INTERESE  El Árbol genealógico de Black Panther

El elenco en esta miniserie lo encabezan Ewan McGregor, Bill Pullman, Krysta Rodriguez, Rory Culkin, Rebecca Davan, David Pittu, Sullivan Jones y Gianfranco Rodriguez quienes hacen una labor muy destacada en cada una de sus actuaciones llevándolas a un punto muy carismático en el que como espectadores nos sentimos parte de lo que viven en sus puntos más altos y en los más bajos porque logran desarrollar muy bien a sus personajes en muy poco tiempo.

La dirección de Daniel Minahan en cada uno de los capítulos demuestra que conoce bien este formato, con trabajos como House of Cards, True Blood, Grey’s Anatomy, The L Word y Game of Thrones sabe bien lo que le gusta ver al espectador aunque su clasificación de esta serie es para adolecentes y adultos no se arriesga a mostrar más a detalle los pasajes más oscuros como las drogas y el sexo que se retrata es muy dócil para lo que se requiere que si bien no son gráficamente explicitos tampoco con tan impactantes como se esperaría de un trabajo que se basa en el hecho de que este diseñador como muchos otros han vivido del escándalo y los excesos que les trae el no saber manejar su fama y mucho menos la fortuna que han amazado con estos trabajos o el hecho de que vemos a Halston inhalar línea tras línea de cocaína pero nunca  lo vemos devastado por eso.

En conclusión, este trabajo es entretenido pero podría haber sido mucho más porque carece de sustancia cuando se trata de narrar la vida de un ícono de la moda con más detalle, esta podría ser una de las miniseries más elegantes y finas de este 2021 pero termina por ser solamente un entretenimiento escapista que impresiona en un primer momento pero que no da pasos más concretos para consolidarse como una de las mejores en su género.

La serie ya se encuentra disponible en la plataforma de Netflix.