The Woman in the Window es mucho menos de lo que esperábamos

Cuando elegimos ver una película del género de suspenso muchos de nosotros evocamos de manera inmediata a quién lo hacía de manera fascinante, Alfred Hitchcock tiene en su haber trabajos que definen y desarrollan perfectamente bien sus ideas.

No podemos negar que este tipo de trabajos en específico son muy difíciles de llevar tanto en el cine como en la televisión porque no es nada fácil mantener al espectador interesado en una trama y en su desarrollo por más de 90 min y que el resultado sea bueno.

Las plataformas de streaming han hecho las cosas más sencillas para presentar propuestas originales, películas que por la situación mundial actual no han podido ser estrenadas en cine o que bien el formato fue hecho para este tipo de sitios, Netflix ha estrenado recientemente The Woman in the Window basada en la exitosa novela del autor A.J. Finn, pretende ocupar un lugar destacado no solo en el gusto de la gente sino en el género que representa.

¿De qué va la película?

Anna Fox (Amy Adams) es una psicóloga infantil que sufre de agorafobia y pasa sus días encerrada en casa en el centro de Nueva York, sin más por hacer que beber mientras ve películas viejas, espiar a sus vecinos se ha vuelto un hábito recurrente para estar en contacto con el mundo que la rodea, hasta que llegan unos nuevos inquilinos a la casa de enfrente, los Russell. Una noche mientras mira por la ventana es testigo de un crimen, su paranoia la hará cuestionarse si lo que ha visto es producto de su imaginación o es parte de una aterradora realidad.

Después de tener re grabaciones y retrasos en su estreno este thriller de misterio por fin pudo presentarse aunque los resultados no han sido del todo positivos, originalmente fue programada para su estreno en cines en octubre de 2019 pero no fue así, el proyecto fue sometido a varias revisiones y reescrituras en su guión y su nueva fecha sería durante el mes de mayo de 2020. Debido a la situación mundial actual Netflix obtuvo los derechos de distribución en agosto de ese mismo año y aquí la pregunta que cabe por hacer es… ¿Valió la pena la espera?

Podemos decir que cada uno puede tener una opinión personal sobre esta película pero lo cierto es que, no es el resultado que se esperaba y mucho menos es lo que los suscriptores de la plataforma querían ver porque cuando una producción como ésta sufre cambios es difícil que mantenga un estatus de alta calidad y en este caso tomando en cuenta lo complicado que es el género se aleja mucho de la obra en la que está basada y su adaptación queda inconclusa y con falta de ritmo.

Como un producto para entretener funciona bien pero pretender que puede ocupar un lugar privilegiado es otra cosa y si lo hace es más bien por el morbo de saber de qué van las cosas y no porque sea una buena adaptación con una buena narrativa y excelentes actores, es un hecho aquí que esto no se aplica y esto se debe a varios problemas.

QUIZÁ TE INTERESE  Batman: Death in the Family, será lo que el espectador decida

Imitar nunca ha sido sinónimo de calidad, si pensamos que la trama nos suena conocida es porque en comparación trata de parecerse en gran parte a The Girl on the Train (2016) de Tate Taylor que tiene una estructura muy similar tanto en la dirección como en el guión, tenemos también una actriz de renombre encabezando un reparto con grandes actores que trabajan en una historia donde algo sucede y esos eventos se van transformando en un thriller.

Otro punto en el que tiene a comprarse es en el hecho de que toma otro punto de referencia para la historia es por supuesto Rear Window y Vértigo de Alfred Hitchcock, es evidente que el director Joe Wright (Pride & Prejudice, Pan y Darkest Hour) no está familiarizado con este género y mucho menos a desarrollar una historia que tuvo muchos cambios significativos, que esto tampoco es una justificación para lo que es su resultado final, el guión de Tracy Letts tiene severos problemas narrativos porque muy poco se nos explica de lo que estamos viendo, la trama principal tiene una sub tramas muy poco desarrolladas que no logran concretar porque cae en el cliché de ser el espectador el que vaya deduciendo y adivinando que es lo que viene y qué conclusión tendrá.

El perfil del personaje de Anna es sumamente complejo, es una mujer con agorafobia que vive en una casa grande y siniestra que comparte con su inquilino David Winter (Wyatt Russell) que es quién le ayuda con las compras y los recados, ella ha intentado suicidarse, por prescripción de su terapista ha comenzado a tomar nuevos medicamentos y se supone que no debe beberlos con alcohol cosa que claramente hace sin importarle sus problemas de alcoholismo y esto establece desde el principio su posición como una narradora poco confiable.

Entonces, cuando es testigo de lo que parece ser el asesinato de su nueva vecina Jane Russell (Julianne Moore) a través del lente de una cámara empezamos a sospechar primero del esposo Alistair Russell (Gary Oldman) quién es un hombre exageradamente violento y que pone en duda la cordura de Anna y aquí nos preguntamos ¿fue una alucinación inducida por sus nuevos medicamentos? ¿está en peligro el hijo adolescente de la pareja, Ethan (Fred Hechinger) a quién Anna conoce? ¿es esta una conspiración o un hecho no tan aislado que tiene relación con un crimen que sucedió en el pasado y que involucra a Alistair Russell? ¿cómo puede Anna descubrir la verdad cuando ni siquiera puede salir de su propia casa? las respuestas a estas preguntas no son del todo claras y mucho menos concretas si juegas a que hay un suspenso muy diluído y crees que se puede solucionar y concretar con 2 giros de tuerca muy importantes.

QUIZÁ TE INTERESE  Lo nuevo en American Horror Story

El primero es sobre que conocemos a una Jane Russell (Julianne Moore) quién convive unas horas con Anna tras sufrir un desmayo en la puerta de su casa mientras intenta alejar a unos niños que están lanzando huevos a su puerta en la noche de Halloween y a quién presuntamente asesinan, el giro consiste en que nos presentan a otra Jane Russell (Jennifer Jason Leigh) quién dice ser la verdadera y única esposa y es justo aquí donde las cosas empiezan a complicarse en su guión y en su narrativa porque poco a poco vamos perdiendo el interés de saber que es realmente lo que sucedió.

El segundo involucra algo que como espectadores habíamos estado deduciendo y es sobre su esposo Edward (Anthony Mackie) y su hija Olivia (Mariah Bozeman) con quienes dice que habla a diario, es aquí donde nos enteramos que fallecieron en un accidente automovilístico tras una discusión de una infidelidad por parte de Anna, la secuencia pierde totalmente su impacto y solo nos sirve para confirmar lo predecible de la historia que a su vez este hecho solo sirve para justificar las supuestas alucinaciones que ella tiene; para el final no sorprende que se revele quién es la primera Janne Russell y quién su asesino y los motivos que tenía para cometer un doble crimen.


El elenco lo conforman Amy Adams, Gary Oldman, Julianne Moore, Jennifer Jason Leigh, Anthony Mackie, Wyatt Russell, Brian Tyree Henry y Fred Hechinger quienes hacen lo que pueden con lo que tienen en actuaciones exageradas y poco convincentes, en el caso de Adams, nunca convence de que sea una mujer perturbada por lo que le ha estado sucediendo, no logra llevar a cabo el desarrollo de su personaje porque muy poco le creemos que tenga un trastorno mental.

La música fue compuesta por Danny Elfman que en su ejecución orquestal lo hace muy bien pero el problema está que sus piezas basadas en el trabajo de Bernard Herrmann para Psycho del mismo Hitchcock porque estas exageran en algunas las escenas y trata de ser un personaje más pero están muy mal ubicadas y destacan más en escenas largas y sin sentido.

En conclusión, The Woman in the Window es una cinta que entretiene pero que no pasa de ser un trabajo mediano y mucho menos de lo que esperábamos con resultados predecibles que pretende ser el thriller del año sin  tener calidad, quizá si no hubiese sido sometida a tantos cortes, retrasos y ajustes el resultado podría convencernos más.

La película ya está disponible en la plataforma de Netflix.