Army of the Dead como película de zombies no tiene muy claras sus intenciones

Dawn of the Dead es la ópera prima de su director y es considerada una película remake del clásico de George A. Romero y al parecer es uno de los mejores trabajos que hay sobre películas de zombies.

La industria cinematográfica ha abusado de este recurso durante años para hacer que las historias que abordan un apocalipsis sean más espectaculares y el que haya muertos vivientes y caminantes le dan ese toque de horror que define un sub género.

Luego de que HBO Max presentara en su plataforma la versión extendida y completa de Justice League de Zack Snyder es ahora Netflix quién presenta su más reciente trabajo donde vemos otra peculiar versión sobre los zombies en Army of the Dead.

¿De qué va la película?

Un convoy militar que sale de una base secreta en Arizona tiene un accidente en la carretera  en el que se libera un zombie que ataca a los soldados y que a su vez son transformados para seguirlo a las Vegas en donde todo se vuelve un caos, la misión del mercenario Scott Ward (Dave Bautista) es recuperar 200 millones de dólares que están dentro de la caja fuerte de un casino, para esto deberá formar un equipo que le acompañe en esta travesía antes de que los militares destruyan la ciudad con un ataque nuclear.

La secuencia de créditos inicial está muy bien hecha porque por un lado nos presenta lo que sucede con este zombie y como se va contagiando la población, por otro nos presenta a los personajes y las habilidades que tendrán a lo largo de la cinta, Ward (Dave Bautista), Cruz (Ana de la Reguera) y Vanderohe (Omari Hardwick) tres soldados que serán los cabecillas de este grupo que incluye a Ludwig Dieter (Matthias Schweighöfer) un experto en bóvedas, Mikey Guzmán (Raúl Castillo) un francotirador, la piloto especialista en helicópteros (Tig Notaro), Kate (Ella Purnell) la hija de Ward y a Bly Tanaka (Hiroyuki Sanada) la mente que organiza la recuperación del dinero y que a su vez tendrán que enfrentarse al rey zombie (Richard Cetrone) quién dirige el casino Olympus.

La premisa es interesante porque aquí lo que vemos es que este zombie tiene un origen presuntamente extraterrestre que conserva sus características principales pero tiene la variante de que puede pensar y tomar decisiones, lo que es un giro base en la trama pero que no logra construir del todo un nuevo universo.

Sabemos bien que Zack Snyder como cineasta ha tenido trabajos regularmente buenos en los que ha causado más expectación antes de sus estrenos que lo que es el trabajo terminado, en este caso, recurre nuevamente a esas tomas en slow motion muy contemplativas y en sus movimientos de cámara que se apoyan en un CGI elaborado y vistoso para las escenas de acción pero que tampoco aportan mucho a la historia ni al desarrollo de la misma.

Es inevitable no hacer comparaciones sobre Dawn of the Dead, esta cinta es donde podemos apreciar que esos deslices estéticos sí tienen una razón de ser y están justificados, que su camara lenta ayuda mucho a lucir sus efectos especiales y su maquillaje, que en sí la estructura narrativa/visual queda en simetría con la historia que se toma las cosas más ligeramente y con humor, lo que hace que sea un producto muy disfrutable y que aporta más al subgénero de zombies que lo que nos acaba de presentar.

QUIZÁ TE INTERESE  Pulp Fiction en 60 segundos

El guión escrito por Shay Hatten, Joby Harold y Zack Snyder tiene fallos muy serios al momento de presentar su contenido, las sub tramas que surgen a partir de algunos eventos mostrados se pierden en un drama muy poco elaborado que tiene que ver con la carga de conciencia que tiene Ward por haber matado a su esposa y madre de su hija por haber sido infectada y la relación que tienen después de esto, lo que como espectadores queremos ver es que maten zombies, que haya escenas de acción de alto impacto, que sus actores se luzcan con sus papeles, que los chistes que se cuentan sean sarcásticos y cínicos pero a la vez divertidos, que el desarrollo tenga una justificación que sea coherente y creíble dentro de la misma trama, en cambio, lo que vemos es a su director queriendo ser nuevamente un creador de una idea más grande que logre concretarse y realizarse en futuras secuelas en donde los términos de la misma cambien y evolucionen.

Otro de los problemas que aborda de manera muy descarada es el hecho de que Snyder juega con temas políticos y de actualidad sin tener mucho que decir sobre ellos solo para sonar interesante, un muro que separa a la gente de los infectados y transformados una clara alegoría a los migrantes, el control de la temperatura que no tiene una base sólida que la conecte con la situación mundial actual, el uso militar para la contención y esto más que sumar resta credibilidad en lugar de concretar más su idea porque este trabajo no necesita de estos elementos para funcionar y lo frustrante viene en querer presentarlos como una referencia real en esta historia solo para que no vayan a ninguna parte.

La falta de inventiva y originalidad en su historia trata de compensarla con personajes más interesantes pero en este caso son superficiales, simples y predecibles para lo que se necesita y podríamos definirlos con tres palabras como máximo por ejemplo, Ward es padre, chef y soldado, y eso es todo lo que se necesita saber de él, esta es una de esas películas en las que los actores secundarios toman más importancia que los protagonistas simplemente porque dentro de su simpleza no se preocupan por darles más carisma del que necesitan, pero¿por qué no darle a todos un poco de personalidad? cabe mencionar que aquí algunos de los zombies tienen más profundidad de carácter que los humanos que no están infectados.

Los temas que pretenden abordar se sienten confusos, incluso para una película como esta en la que el personaje principal debe ser su punto fuerte; la película no cumple lo que promete en su trailer porque lo que ahí vemos es una historia en donde todos se divierten pretendiendo que lo que hacen es en serio pero esta no es la película que su director nos quiere contar, puede ser que el resultado de esto sea lo que guste mucho a sus fans pero no para los seguidores del género.

Pareciera que todos los zombies aquí son iguales o que ya los hemos visto antes pero no es así, ahora tienen grupos los Shamblers y los Alphas que tienen un rey y una reina que conviven en una mini sociedad creada por ellos mismos en donde su principal motivación es cuidar de su territorio de externos a los que son convertidos de manera inmediata para sumarse a sus filas, esta es la forma en la que Snyder muestra cómo los imagina lejos de su primer trabajo y que pretende que esto sea un cambio radical y positivo que le convenga y que siga manteniendo vigente la fórmula de que estos muertos sigan vivos en el medio del entretenimiento.

QUIZÁ TE INTERESE  Debris es una propuesta a la que le falta carisma

La idea de Snyder que tiene sobre sus zombies en un mundo parecido al de Mad Max  se siente pesado debido a la duración que tiene que es de 2 horas y 28 min en donde vemos referencias claras a otras películas como 28 Days Later (2002) de Danny Boyle, World War Z (2013) de Marc Forster, siendo la más destacada Península (2020) del director Yeon Sang-ho y que es una secuela directa de Train To Busan (2016), su cinematografía llama mucho la atención porque abusa de los planos secuenciales oscuros incluso en tomas interiores donde debería haber más luz, en cuanto al maquillaje y los efectos especiales no hay queja, todos se ven sumamente reales incluso aquellos hechos con CGI o la aparición de un tigre zombie que se ve inquietantemente asombroso.

Su elenco lo componen Dave Bautista, Ella Purnell, Tig Notaro, Omari Hardwick, Ana de la Reguera, Raúl Castillo, Theo Rossi, Garret Dillahunt, Huma Qureshi y Hiroyuki Sanada quienes hacen un trabajo bueno sin llegar a ser tan destacado y mucho menos están a la altura de lo que se necesita para una película de este tipo, si bien Bautista interpreta bien su papel se queda a la mitad en la contienda para ser un héroe de acción al nivel comercial de Dwayne Johnson, Vin Diesel o Jason Statham, Ella Purnell lleva ese drama emocional de la relación padre-hija sin poder concretarlo del todo, en cambio Hardwick y Schweighöfer son quienes llevan el humor y las bromas en algunas secuencias, de la Reguera tampoco inyecta emoción a su personaje, Notaro es quien más se divierte y quién tiene menos tiempo en pantalla pero lo que hace destaca por sobre los demás.

La música compuesta por Tom Holkenborg / Junkie XL es novedosa pero muy plana en lo que se necesita para las diferentes secuencias, el problema con esto es que empieza a sonar igual que en sus anteriores trabajos como Godzilla vs Kong o Batman v Superman: Dawn of Justice con piezas estruendosas que pretenden dar impacto pero que solo quedan como un ruido de fondo.

En conclusión, Army of the Dead estaba destinada a ser una película de acción con zombies poco comunes y de gran presupuesto que presumiblemente se regocijara en su propia estupidez de comedia sangrienta con personajes carismáticos pero no es así, la honestidad de su idea se confunde con un entretenimiento pasable y sin sentido que no aporta nada al género y que se queda muy por debajo de las expectativas que se tenían sobre ella, se siente como un mero pretexto que tiene su director para seguir creando mundos con historias demasiado elaboradas y que al final no logran concretarse por lo exagerado de su presupuesto pero sobre todo por el hartazgo que ya tenemos con estas producciones.

La película ya se encuentra disponible en la plataforma de Netflix.