Debris es una propuesta a la que le falta carisma

La década de los 90’s fue muy prolifera en lo que al campo de la ciencia ficción se refiere, con grandes súper producciones tanto en cine como en T.V.  Alien 3 (1992) Mars Attaks (1996), Independence Day (1996) Men in black (1997) Contact (1997) The Faculty (1998) y The X-Files (1998) son solo algunos de los claros ejemplos de que este género ha estado vigente hasta nuestros días.

The X-Files marcó un antes y un después en las series de televisión de aquellos años creada por Chris Carter la serie presentaba casos clasificados como expedientes X a cargo de dos agentes del FBI que investigaban fenómenos paranormales, avistamiento de ovnis, criaturas extrañas entre una gran variedad de conspiraciones, tal fue su éxito que tuvo 2 participaciones en cine y una más en un intento por regresar a la pantalla chica en el 2016 sin tener el éxito que se esperaba.

La cadena de televisión NBC retoma esta fórmula para este 2021 con una propuesta un tanto arriesgada que pretende convertirse en un nuevo clásico con Debris.

¿De qué va la serie?

Una nave espacial de otro mundo ha sido destruida en el espacio y los restos están cayendo a la tierra causando varios efectos inexplicables, los artefactos están causando alteraciones en la población y en el entorno, así mismo un grupo de científicos estudian el caso pero hay un mercado negro que trafica con ellas y quieren utilizar esa tecnología con otros fines, los agentes Bryan Beneventi (Jonathan Tucker) y  Finola Jones (Riann Steele) son quienes investigan estos sucesos y la pregunta que queda por responder es ¿y si los escombros de otras civilizaciones pudieran alterar la física de nuestro planeta?

La serie es interesante en su concepto porque nos plantea las cosas de una manera diferente, aquí no hay invasiones o seres de otro planeta sino que son los escombros de una nave la que están causando eventos y de como este material extraterrestre en el planeta es tan poderoso que altera a la humanidad de una manera potencialmente peligrosa.

Es innegable que en los 40 min que dura este primer episodio las cosas van muy aceleradas porque no explican mucho de lo que estamos viendo y le dan ese factor de misterio que era muy característico de la serie creada por Chris Carter, algo que va más por el lado de una televisión de ciencia ficción más intelectual en cuanto a la trama y el desarrollo que van teniendo sus personajes al ir interactuando con estos 2 casos, el de una mujer que por tocar una de las piezas desaparece y aparece inesperadamente en una caída mortal hacia las mesas de uno de los salones de un hotel, o del niño que va por la carretera con su madre y esta empieza a sangrar por los ojos hasta morir.

QUIZÁ TE INTERESE  Enola Holmes, la fallida evolución de un detective

Desde el principio el grupo de trabajo estadounidense-británico conocido como Orbital se considera cooperativo y competitivo a medida que la participación de miembros en las altas esferas políticas descubren secretos que no pueden revelar al mundo, el juego de espías que  compone la parte de la conspiración y el misterio alienígena subyacente probablemente no sean suficientes para superar  el desarrollo entrecortado que tienen estos personajes pero, la verdadera prueba será si Debris puede lograr una mejor química entre sus protagonistas sin depender de algunos diálogos artificiales que no aportan nada a la trama sino más bien que entiendan qué es lo que están haciendo y de que manera van a aliarse para combatir un mal común.

Aquí hay algunas de las ideas e imágenes son frescas, pero todo sucede tan de repente  que ya nos plantean en los primeros minutos que cosas como estas en las manos equivocadas podría ser el fin de la humanidad, una aseveración muy temprana para lo que vemos porque no hay aún bases para que eso ocurra y que se espera que vayan revelando en los próximos episodios.

El fallo que tiene es que en todo momento buscan captar la atención del espectador con escenas y diálogos que nos hagan teorizar sobre lo que posiblemente vaya a pasar con unos cierres entre capítulos que nos dejen la sensación de querer seguir viendo más pero la fórmula ya está bastante gastada y es muy cansado ya que este tipo de series dependen de melodrama manipulador como la muerte de un niño o uno en peligro o que si todos estamos en riesgo de morir, hasta ahora parece que Debris no va por ese camino sino más por el de la intriga y el misterio; llevarnos a lo más profundo de la trama en pocos minutos evitando gran parte de la configuración típica que podríamos ver ya con bases en un tercer o cuarto episodio tampoco es una buena idea  porque carece de esa narrativa que de ser seria pasa a ser demasiado superficial y manipuladora que pode convertir todo este trabajo en algo difícil de ver y de entender.

QUIZÁ TE INTERESE  Frozen II: The cold always bothered me anyway

El concepto es en sí mismo lo suficientemente fuerte como para convertirse en algo destacado si lo saben llevar, en cuestión de efectos especiales todo parece muy creíble o bien sufra el destino de la cancelación por la poca audiencia como sucedió con muchos programas similares hace una década.

Su creador J.H. Wyman apuesta más por algo entretenido que al final es lo que se busca, que por algo más narrativo que tenga mucha más sustancia, porque los personajes son los que carecen de simpatía, Riann Steele tiene una actuación seria como la agente del MI-6 Finola Jones, quien debido a su famoso padre astrofísico tiene un fuerte sentido de optimismo sobre el uso de la tecnología alienígena para el mejoramiento de la humanidad pero su contra parte el agente de la CIA Jonathan Tucker interpretado por Bryan Beneventi carece totalmente de un carisma y simpatía que te haga identificarte con él porque solo es un personaje de apoyo y ya, no tiene ese carácter que se necesita para un protagónico.

En conclusión, la única pregunta que nos planteamos es  ¿veremos otro o más episodios? porque es curioso cómo el tiempo puede cambiar las cosas hace unas décadas se habría sentido como algo muy nuevo y exitoso que podría convertirse en un clásico inmediato pero ahora, tiene que luchar contra todo lo que ya hemos visto ir y venir en otros programas similares y en sí mismo encontrar la manera de destacarse por sí misma dejando a un lado las imitaciones porque siendo muy honestos Debris no es un nombre que atraiga a muchas audiencias y a fanáticos de este género.

Esperemos a ver como se van resolviendo las cosas y si tiene o no una oportunidad para redimirse, aprender de sus errores, encontrar su propio lugar y personalidad para poder continuar con más temporadas o bien que tenga una digna despedida antes de su cancelación.

El estreno de esta serie está programado para llegar a la plataforma de Amazon Prime durante el mes de Abril.