Batman: Soul of the Dragon, no es, pero sí es, pero no es

La película animada más reciente de DC es una extraña mezcla entre las clásicas películas de artes marciales, Richard Dragon personaje creado por Dennis O’Neil y Jim Berry para DC Comics y el origen de Batman.

Si vemos esto en el contexto de que es un elseworld como lo ha sido Superman: Red, son entonces las cosas cambian porque podemos ver a Batman en cualquier escenario sin que esto afecte su continuidad.

Batman: Soul of the Dragon es la cuarta película en el restaurado universo animado de DC para formatos caseros, este trabajo no aboga por ser una adaptación directa de cualquier historia publicada en comic por DC más bien es un trabajo muy libre para darle a la DCUA un cambio de imagen y una perspectiva diferente sobre los hechos que ya nos han contado innumerables veces en series animadas, películas y series para la T.V.

¿De qué va la película?

En los primeros años antes de ser Batman un joven Bruce Wayne entrena junto con otros estudiantes de élite en Nanda Parbat los secretos y habilidades de las artes marciales bajo la tutela del maestro sensei, esto dará paso a la formación de un grupo en los que todos tendrán que trabajar en equipo para combatir a una amenaza en común que viene de su pasado, un silencioso enemigo llamado Jeffrey Burr quién está formando la organización terrorista Kobra y que puede cambiarlo todo.

La trama aquí importa muy poco porque el escritor Jeremy Adams no se toma muchas molestias con su narrativa, es simple lo mismo que su animación porque no presenta nada nuevo sino un punto de vista diferente situado en otro entorno, las luchas con guerreros ninja y monstruosas serpientes es básicamente donde gira toda la acción en cuanto a los flashbacks sirven de apoyo para desarrollar medianamente a los personajes, sus motivaciones e intereses.

La influencia retro que el director Sam Liu le ha dado es muy evidente tanto por la ambientación como por la música, el estilo de animación que tenemos en este trabajo es muy similar a la que ya antes habíamos visto en  la serie animada de Justice League y en la película Justice League vs Fatal Five pero sin el toque de Bruce Timm, los diseños de los personajes parecen antiguos lo que ayuda a ponerlos en ese contexto.

QUIZÁ TE INTERESE  Tell me a Story, la alegoría de los cuentos clásicos en un Thriller moderno

En cuanto a la música el compositor Joachim Horsley se basa mucho en los sonidos del funk muy popular en la década de los 70’s y le da un giro con toques modernos que acompañan muy bien a las secuencias de acción como el elegante tema de apertura que es una clara referencia a las películas de James Bond de esa época y es una pena que no refleje más de ese estilo visual que lleva la película.

Soul of the Dragon cuenta en su elenco de voces con David Giuntoli (Batman/Bruce Wayne), Mark Dacascos (Richard Dragon), James Hong (O-Sensei), Kelly Hu (Lady Shiva), Michael Jai White (Ben Turner) y Josh Keaton (Jeffrey Burr) quienes a momentos suena uniformemente bueno el Batman que interpreta Giuntoli da esos guiños a trabajos anteriores hechos por Kevin Conroy en la animación de 1992 porque juega a 2 tonos entre Bruce Wayne y su alter ego mientras que los demás hacen un buen trabajo pero aquí viene el primer error, si estamos en el entendido de que esto es en otra década ¿por qué hablan como si estuvieran en una época más moderna? no hay esa referencia al vocablo, argot y expresiones que se utilizaban y que son muy características de esos años y del género de películas de serie B.

Mismo caso que tuvo Superman: Red, son que cuestionaban el ¿por qué si eran rusos hablaban en inglés con acento ruso? es aquí donde este tipo de producciones deben ser muy cuidadosas al momento de desarrollar un guión porque debe haber un trabajo previo de investigación sobre el entorno que van a presentar, tampoco se salva de que haya problemas en su narración siendo la trama muy simple y directa o el desarrollo tan desigual de los personajes a largo de la película porque se supone que estamos viendo a un grupo trabajando en equipo y no nos queda claro quién es el líder si Richard Dragon o Batman, los flashbacks no ayudan mucho a desarrollar su historia como debería para que entendamos que lugar ocupa cada quién y su importancia, Dragon casi no recibe ningún desarrollo porque nos plantean desde un inicio que él es realmente bueno en las artes marciales en una película en la que todos los personajes se ajustan a esa descripción y que tienen su momento en pantalla.

QUIZÁ TE INTERESE  Primer trailer de Narcos: México temporada 4 con Diego Luna 2018

Otro gran error en Batman: Soul of the Dragon es que no necesita a Batman, si este no fuera un pretexto para hacer este elseworld y hubiese sido eliminado de la trama la película funcionaría perfectamente bien porque se daría más tiempo para centrarse en los otros tres personajes y sus orígenes en una aventura que resultara más redonda pero en cambio es mucho más fácil comercializar una película de Batman y sería muy bueno si el nuevo DCUA apostara más por trabajos en donde no sea necesario apoyarse directamente del Caballero de la Noche o bien del Hombre de Acero con propuestas más originales con personajes nuevos o poco conocidos que tengan un espacio y gusto entre los fans y los espectadores.

En cuanto a su nivel de entretenimiento la película no nos queda a deber nada porque maneja muy bien las referencias a clásicas películas de los 70´s como Operación Dragon (Enter the Dragon) con Bruce Lee o al James Bond de Sean Conery que son un marco de referencia en el género de películas de acción.

En conclusión Batman: Soul of the Dragon es entretenida pero que no pasará a ser algo más célebre sino más bien a ser lo que es, una película con poca trama y mucha acción que no justifica un crossover entre 2 buenos personajes que no concretan nada y de los que no tenemos ganas de ver más.

Esperemos que los próximos trabajos que haga DC Warner Animation en esta línea de súper héroes resulten igual de entretenidos pero con tramas más concretas.

La película ya está disponible en formato digital y en formatos caseros el 26 de enero de 2021.