El final de The Falcon and the Winter Soldier es solo la presentación de una nueva etapa

Marvel está jugando muy bien sus cartas en cuanto a darle seguimiento a su universo que inició con Iron Man en el 2008 con un éxito que muy pocos esperaban y que muchos ansiaban ver en pantalla grande.

Desde que la plataforma de Disney+ fue estrenada de manera oficial, WandaVisión fue algo que no tuvo precedentes pero también tuvo sus fallas, ese jueguito de que los fans teorizaramos con lo que estaba por venir quedamos parcialmente decepcionados con el resultado porque esperábamos más.

La serie que ocupó ese puesto se enfocó más a los personajes que ya conocemos en el concepto que nos gusta, el episodio final de The Falcon and the Winter Soldier nos dejó a todos con una sensación extraña algo como que aún quedaba más por contar en esta historia, todo el desarrollo de la trama se tomó su tiempo, demasiado tiempo y se sintió increíblemente coherente con lo que ya habíamos visto desde Avengers. Sí, el final tiene mucha acción y mucho de lo que nos gusta ver pero nos da un cierre que también puede ser un gran problema, si bien quedé satisfecho esperaba más y con el anuncio de lo que vendría después me hace pensar que todo esto fue un plan con maña.

Al fin pudimos ver a Sam Wilson / The Falcon (Anthony Mackie) tomando las tiendas del problema como el nuevo Capitán América demostrando que es absolutamente digno del título, esto es exactamente lo que esperábamos ver desde que se dio la noticia de que esta serie saldría al aire, ver algo que  nos regresara a ese universo con esos personajes en nuevas situaciones pero con una dosis generosa de lo que a un cómic se refiere.

Bucky / The Winter Soldier (Sebastian Stan) hace lo propio con su trabajo pero en este final no se trata precisamente de él, su momento de brillar en pantalla es en las escenas de acción donde vemos que este personaje finalmente se gana su verdadera libertad sobre un pasado que le ha estado torturando pero se siente forzado, por ejemplo la conversación telefónica que tiene con Karli es muy interesante porque nos muestra su deseo de cambiar y de hacer las cosas de otra manera, si bien no es tan bueno para derrotar a los enemigos como Sam o Steve en su momento al menos hace todo lo posible por encajar en ese mundo moderno en donde pasó de antagonista a ser simplemente tener su propia personalidad.

John Walker / Captain America / U.S. Agent (Wyatt Russell) es el personaje que destaca en la serie, es ese eslabón que faltaba en esta cadena para que todo tuviera una simetría más basada en los cómics, si bien su origen es demasiado accidentado es el único al que vemos realmente evolucionar porque si bien no es un villano tampoco es un héroe, se queda en algo a la mitad entre las 2 cosas para transformarse en el esperadísimo U.S. Agent y la escena en la que obtiene ese nombre es realmente estúpida pero funciona.

QUIZÁ TE INTERESE  Nuevo trailer de Alien: Covenant

Karli Morgenthau (Erin Kellyman) sale hasta cierto punto bien librada de todo esto aunque hay que admitir que es un personaje chocante que termina por caernos mal y esto sucede porque el error que ha tenido Marvel en este universo y en lo que respecta a sus villanos es que carecen de esa fuerza que tienen en las viñetas, les falta coraje y más determinación cosa que es difícil pero no imposible de llevar de la tinta a la cinta y ya lo vimos en las encarnaciones que ha tenido Magneto en la saga de películas de X-Men en donde están bien planteados sus motivaciones y terminamos simpatizando con él, algo que esta jovencita no tiene porque una cosa es luchar por lo que le parece correcto y otra hacerlo de la manera incorrecta porque parecía más un berrinche que una verdadera causa que marcara un cambio.

La historia sobre Sharon Carter (Emily VanCamp) se siente mal construida porque no tiene un desarrollo que explique el por qué de sus decisiones luego de ser una fugitiva y nos deja muy en claro que sus intenciones no son del todo buenas por lo que su revelación final es lo menos sorprendente de la historia porque ni siquiera es una mujer intrigante o que haya tenido peso en esta trama y se siente más desaprovechada y solo de relleno para ver de qué otra manera les puede servir en el futuro.

Isaiah Bradley (Carl Lumbly) es el personaje que ni al caso en esta historia porque solo sirve de pretexto para que aplique lo políticamente correcto sobre los personajes afroamericanos en esta historia, se siente tan forzado, tan sobreactuado como un hombre enojado porque jamás se le reconoció el hecho de ser el primero en haber probado el suero del super soldado pero que Marvel no se tomó la molestia de presentarnos antes simplemente porque no era necesario.

Finalmente tenemos a Helmut Zemo (Daniel Brühl) que es un gran personaje, es el justo mediador entre el humor sarcástico y lo serio, la escena del baile o donde por fin usa la máscara son de aplauso y su cierre es digno, limpio, creíble, un villano muy bien estructurado porque ya sabíamos de dónde venía y cuál era su motivación y lo único que le faltaba era estar más tiempo en pantalla y aquí lo logra de muy buena manera.

QUIZÁ TE INTERESE  The Source of Shadows recopila un suspenso muy bien manejado

La sorprendente revelación que tiene esta serie no radica en sí misma sino en que esto es solo el prólogo a lo que será la cuarta película del Captain América que seguirá la misma línea de la serie pero teniendo continuidad con el universo cinematográfico, este trabajo bien pudo ser esa película y tendríamos un buen resultado con un buen material que dejara abierta la posibilidad de ver más personajes nuevos en equipos como Thunderbolts o Dark Avengers porque aún falta mucho por explorar en esta cuarta y hasta en una quinta fase en donde puedan dar carta abierta a directores y escritores para que desarrollen más de lo que tienen y lo hagan con ese particular sello de calidad que tanto gusta a los fans.

Algo que destaca mucho en este episodio es la manera que tiene Marvel de presentar a sus héroes ya sea en pantalla chica o en pantalla grande, la adaptación de sus trajes al live action es simplemente espectacular y causa una gran emoción ver que son fieles a lo que la editorial ha planteado, que muy forzadamente nos dan a nosotros los fans esa alegría de ver lo que queremos ver, desde sutiles referencias hasta momentos espectaculares y de mucha acción muy bien filmados y muy bien manejados con el CGI necesario solo puede describirse como algo maravillosamente bien hecho.

En conclusión, la serie es lo que tenía que ser, ni más ni menos, tener presente a Steve Rogers como el Captain América sin hacer preguntas sobre las líneas temporales que nos plantearon en Avengers: EndGame es un buen momento pero, tenía que haber preguntas y respuestas porque de repente todo sucede de manera casual pero convincente, el caso de Sam de quiero pero no quiero pero sí quiero ser quién tome el relevo no sorprende ni tampoco impacta porque ya sabíamos que eso iba a pasar y sobre esto Marvel no podía hacer la jugada del adivina adivinador porque como dije en un principio, esto ya era un plan con maña porque junto con esto ya estaba preparada una cuarta entrega en cine de este clásico personaje.

Lo único que nos queda es esperar y ver qué sigue para el nuevo y patriótico héroe del Universo Cinematográfico de Marvel.

La serie completa ya está disponible en la plataforma de Disney+