Mank y el origen de Citizen Kane

Las películas documentales tienen una estructura muy particular a diferencia de lo que se puede presentar en una serie televisiva, y esto se debe a que tienen que contar en un tiempo límite algún suceso o caso planteando las cosas mas relevantes.

Una de las películas que han sido un clásico por excelencia es Citizen Kane dirigida por Orson Welles en 1941 y considerada hasta el día de hoy cómo la mejor película jamás hecha, Mank que es el tema que nos ocupa se basa en el guión escrito por Jack Fincher (padre de David Fincher) antes de su fallecimiento en 2003 y que escribió durante muchos años para la revista life.

¿De qué va la película?

Mank es básicamente una biopic que nos cuenta cómo es la vida de Herman J. Mankiewicz (Gary Oldman) y de cómo creó el guión de Citizen Kane, de los problemas personales que tiene y cómo fue que esa idea se llevó a cabo.

El director David Fincher (Alien 3, Seven, Social Network) es el encargado de dirigir esta cinta en un nostálgico pero hermoso blanco y negro que recrea fielmente la década de los 40’s, su elegancia y sus excesos, lo contrastante de la vida y de los cambios propios de la época asi como la consagración de la industria cinematográfica en su edad de oro.

Lo impactante de este trabajo recae no solo en su arriesgada forma de contar una historia que nos resulta muy ambiciosa, su dirección, su guión,  la fotografía, la música y la excelente actuación de Gary Oldman en conjunto se aprovechan muy bien estos elementos para retratar una época muy particular de la historia del cine Hollywoodense, una época muy estadounidense y los vínculos que hay entre el poder político, económico y cultural, así como la corrupción que rodeaba a todo cambio que sufría el país en esos momentos, cambios que han perdurado hasta nuestros días.

QUIZÁ TE INTERESE  Un Escándalo Muy Inglés

Es indudable que Jack Fincher como escritor sabía muy bien lo que hacía y sobre todo, cómo llevar una narrativa eficaz que lograra que el espectador/lector estuviera atento a todo, son dos momentos particulares en la vida de Hernan Mankiewicz lo que destaca, un presente bastante oscuro y un pasado con flashbacks donde se van armando 2 historias en paralelo, una es la vida de este personaje y la otra el guión de Citizen Kane que esto en particular es jugar llevándonos de un lugar a otro en el tiempo como en la propia película a la que se refiere.

La historia está perfectamente documentada y llena de referencias a los años dorados Hollywood puestos de forma muy estratégica para construir, reconstruir y deconstruir de una manera efímera el mundo en que Mank de desenvuelve, poco a poco se va concretando esa mezcla entre la comedia con la que comienza y el estilo noir con el que finaliza de manera muy agridulce.

El estilo en blanco y negro, la dirección y la banda sonora se adaptan perfectamente bien para no solo recrear esa época sino cómo un trabajo de metacine de época, una apuesta muy fuerte pero que funciona porque logra lo que muy pocas, olvidarnos por un rato de que es una película moderna hecha a finales de la segunda década del siglo XXI.

Las actuaciones poseen una textura necesaria para que parezca una cinta de los años 40’s. Gary Oldman encabeza un reparto estelar y nos brinda una de sus mejores interpretaciones llena de matices y de grandes momentos porque entiende bien el guión y lo que quiere hacer el director con eso, sin él esta película sería otra porque para este tipo de personajes se necesita un actor sumamente versátil, Amanda Seyfried, Lily Collins, Arliss Howard, Ferdinand Kingsley, Tuppence Middleton y Charles Dance tienen actuaciones muy destacadas.

QUIZÁ TE INTERESE  Muppets que no marean

No todo podía ser tan perfecto y el gran fallo que tiene Mank como película es que cae en el cliché de que si no viste Citizen Kane y no conoces el contexto en que esta cinta se hizo pierde mucho del impacto que pretende mostrar, funciona perfectamente como película documental pero se aprecia de  mejor forma si la ve como un anexo a la obra original y de cómo afectó la vida de Wells y el propio Mankiewicz además de que no podía faltar ese mensaje de crítica al sistema de aquél entonces.

En conclusión, Mank tiene muchos puntos a favor es una película excelentemente escrita a la que no le sobra ni le falta nada, que homenajea a una de las mejores películas de la historia y a una época de Hollywood.

Mank ya está disponible en la plataforma de Netflix.