Tales From The Loop, lo minimalista de la ciencia ficción

Cuando pensamos en el futuro, en viajes por el tiempo, en inteligencias artificiales o en mundos paralelos la tecnología juega un papel muy importante, ya sea de manera sutil o muy clara, la evolución de lo que somos está basada en eso, queremos ver autos que vuelen o patinetas magnéticas o robots que ayuden en todo momento, y ejemplos como estos hemos visto ya muchas veces en series de televisión y películas, cada uno de sus guionistas y directores le ha dado su punto de vista.

Tales From The Loop es una serie que busca plantear una propuesta más minimalista y darle un giro a la ciencia ficción con un enfoque que no es tan usual ver hoy en día y con todo lo que se está ofreciendo pero, ¿es una serie a la altura de lo que promete o solamente se queda en una propuesta con buenas intenciones?

¿De qué va la serie?

La historia nos lleva hasta Mercer en Ohio Estados unidos, en esta pequeña ciudad se encuentra una base de investigación científica encargada de operar al Loop, una máquina diseñada que puede descifrar y explorar todos los misteriosos secretos del universo; es gracias a este artefacto que los habitantes de este lugar experimentarán cosas inimaginables que van más allá de su comprensión, cosas que desafían lo posible dentro de lo imposible.

La serie está basada en el libro de Tales from the Loop del escritor, músico, y diseñador gráfico sueco Simon Stålenhag quién se basó en imágenes digitales retrofuturistas para escribir esta novela, cuando se dice que la serie tiene una propuesta minimalista es porque se enfoca más en los personajes y conceptos que desarrolla que en la parte fantástica y visual muy propiamente asociada al género.

QUIZÁ TE INTERESE  Las 10 mejores películas del 2017 según Rolling Stone

La serie se centra de cierta manera en las consecuencias del uso debido e indebido de la tecnología a beneficio de la humanidad y de quién la posee pero, la diferencia está en no tener una visión apocalíptica de los hechos que la conforman como podría ser por ejemplo, Black Mirror que es más del tipo aterrador, aquí se explora el impacto en lo humano y su entorno, de cómo este puede cambiar si se tiene demasiada información.

Lo tecnológico y lo visual está en un segundo plano, simplemente es una introducción a la idea que aborda el capítulo que difiere en el tonos que van de lo melancólico a lo lúgubre y siniestro, como espectadores sentimos que nos enfrentaremos a algo que es inevitable e incomprensible, el concepto que tiene cada episodio es presentar historias independientes y autoconclusivas pero que están relacionadas entre sí; es cierto que este aspecto y algunos recursos narrativos están lejos de ser innovadores y lo justifican con un buen efecto especial sin ser tan espectacular incluso aborda algunos clichés muy propios del género como el debatir la existencia humana con una máquina pero es aquí donde su guión y narrativa tienen su encanto al conceptualizar y desarrollar lo que estamos viendo de una manera creíble.

Son 8 capítulos en su primer temporada y cuenta con grandes directores que tienen una propuesta diferente sobre un tema en común tal como lo vimos en The Mandalorian, Mark Romanek (One Hour Photo), So Yong Kim (Lovesong), Dearbhla Walsh (The Tudors), Andrew Stanton (WALL-E), Tim Mielants (Legion), Charlie McDowell (The One I Love), Ti West (In a Valley of Violence)y Jodie Foster (Taxi Driver) con la producción de Matt Reeves (The Batman) y un guión de Nathaniel Halpern.

QUIZÁ TE INTERESE  Las imágenes de DeadPool

El elenco elegido está a la altura que se necesita para llevar este tipo de historias muy centradas en lo humano y las emociones, Rebecca Hall, Abby Ryder Fortson, Paul Schneider Emjay Anthony, Duncan Joiner as Cole y Jonathan Pryce son los encargados de llevarnos paso a paso por esta historia con actuaciones muy destacadas.

La estética de la serie, los escenarios, el vestuario y todo el arte conceptual en general crea un ambiente que es posible en un mundo tecnológicamente avanzado y analógico, cosa que enmarca perfectamente la sobriedad de la serie para hacerla muy atemporal.

El único fallo que tiene es el ritmo y cómo éste impacta en la historia que se está desarrollando, de cómo se van construyendo y desarrollando sus personajes, esto puede resultar algo difícil de ver hasta el final que nos deja con ganas de querer seguir viendo más.

En conclusión, Tales From The Loop es una gran serie de ciencia ficción que requiere de paciencia para entrar en su propuesta pero una vez dentro es un viaje muy disfrutable, con un fuerte enfoque en los personajes, si bien es un producto de rápido consumo hay que hacerlo con calma y entender que su propuesta es muy refrescante.

La serie ya se encuentra disponible en Amazon Prime.