Equinox, Un experimento Danés sobre los mundos paralelos

2020 fue un año muy complicado, las plataformas mantuvieron un nivel de calidad muy alto tanto en series como en películas y producciones originales.

Desde que Netflix estrenó la serie alemana Dark el tema de los mundos paralelos se volvió una moda no tan pasajera como se podía haber esperado.

Equinox es la nueva serie danesa estrenada por Netflix creada por Tea Lindeburg y basada en un podcast dirigida por Søren Balle y Mads Matthiesen evoca un tema que va de lo familiar a lo fantástico.

¿De qué va la serie?

La misteriosa desaparición de un autobús con 21 estudiantes recién graduados es el centro de esta historia, solo 3 de ellos regresan sin poder dar una explicación concreta y lógica de lo que sucedió. 20 años después la hermana de una de las desaparecidas tiene un programa de radio donde recibirá una llamada de alguien que conoció en el pasado y que será la clave para dar inicio a una una investigación que la llevará a descubrir cosas que jamás se imaginó que pudieran suceder poniendo en entredicho su cordura.

Equinox empieza muy bien, su primicia que aunque no es nada nuevo sorprende a ratos con sus giros en la historia, acompañada de una banda sonora que tiene el poder de envolvernos en lo misterioso, Astrid (Viola Martinsen), una niña normal con una familia como tantas que tiene que lidiar con los problemas de su adolecente y recien graduada hija, un padre que trata de que estas 2 hermanas tengan lo necesario para llevar una vida tranquila, una madre sobreprotectora que por una razón que se diluye dentro de la historia no quiere que su hija mayor vaya a ese paseo con sus compañeros graduados temiendo que algo pueda suceder, como una tradición local son recibidos y bienvenidos con bebidas, comida, música antes de regresar al camión que los lleva de casa en casa celebrando que dejan atrás el instituto y una vida para comenzar algo completamente nuevo.

A lo largo de la primera mitad de la producción compuesta por solo seis episodios, somos testigos de cómo Astrid emprende una desesperada búsqueda de la verdad sobre la desaparición de su hermana que hasta aquí el planteamiento está bien pero tiene un problema, la idea inicial para todo esto daba mucho material para ir construyendo una trama más sólida, con una narrativa más versátil que involucra lo policíaco con el suspenso y el folk horror, sin embargo, la serie está narrada de una manera sumamente lenta donde aparentemente pasan muchas cosas y en realidad nunca pasa nada, no tiene el suficiente desarrollo en los personajes como se esperaría de la misma historia, los capítulos no consiguen atraparnos como se esperaría y nos deja con la sensación de que el material en el que está basado no era lo suficientemente efectivo para convertirla en una miniserie porque como una película independiente para la plataforma hubiese resultado mucho mejor en ese formato.

QUIZÁ TE INTERESE  The X-Files - Teaser

A Equinox le falta ser más claro en su objetivo y más concreto en su trama y su narrativa porque quiere ir en demasiadas direcciones no llegando a concretar cosas que son interesantes por ejemplo, su protagonista tiene unas pesadillas siendo niña que la ubican en un bosque en otra dimensión donde están atrapados los estudiantes desaparecidos y donde ronda un “algo” con apariencia diabólica, algo que ya habíamos visto en Stranger Things, luego, ya mayor la chica en cuestión es locutora en un programa de radio que trata temas misteriosos y recibe una llamada que tiene extrañas interferencias de uno de los desaparecidos, bien, con estos 2 elementos tan concretos e intrigantes la serie se empeña constantemente en alejarse de esto y de lo fantástico que es explorar otra dimensión paralela a la nuestra para centrarse en un drama psicológico y familiar que no resuelve ni una cosa ni otra.

La serie habría ganado mucho más si se hubiera concentrado en el tema de las realidades paralelas, en el suspenso y en esos ritos esotéricos muy propios de esa cultura, lo que mejor le funciona a su trama es cuando aborda de manera más directa folk horror mostrándonos con detalle algunos de estos eventos en diferentes secuencias y desaprovecha todo lo que envuelve al libro de hechizos y maleficios que explicarían de una forma más adecuada y redonda qué es lo que está pasando y por qué.

Son los mismos capítulos y su narrativa lo que obliga al espectador a seguir algo completamente diferente a lo planteado sin la acción ni emoción que requiere este tipo de trabajos, donde se aborda de una manera simple y sin chiste la mitología, numerología y paganismo que acaban siendo un mero pretexto para justificar de una manera poco convincente las carencias del guión que por más simple que quieren hacerlo se complica demasiado, Equinox no pasa de ser una serie de mero entretenimiento porque es demasiado efímera cuando tiene que resolver todos los misterios que ha planteado, algo en lo que también fracasa porque todo ese entorno que ha creado previamente no permite que lo que se cuenta sea suficientemente interesante.

QUIZÁ TE INTERESE  Una boda a la mexicana de la que no se sabía que esperar - Reseña

Los 6 capítulos que la componen son tan fáciles de ver como de olvidar porque es aquí donde los directores se apoyan más en lo fácil y en las conclusiones casuales que en concretar una trama que si no da para más en otras temporadas concluya lo que ya planteó, compararla con Dark es un error aún más grave porque no tiene ese elemento que nos involucra y nos hace pensar cómo sería conocer el entorno de otra dimensión que por más parecida que sea a la nuestra tenga ese horror en las diferencias, que sean notables y planteen algo diferente y nuevo sobre lo que ya se conoce.

Protagonizada por Danica Curcic, Lars Brygmann, Karoline Hamm, Hanne Hedelund, Viola Martinsen, Fanny Bornedal, August Carter, Ask Truelsen y Alexandre Willaume quienes hacen un trabajo que resulta más cumplidor para la trama que algo destacado porque a excepción de la protagonista el resto de los personajes tienen muy poca personalidad y desarrollo.

En conclusión Equinox es menos de lo que se esperaría de un estreno que la plataforma anunció con bombo y platillo, es el claro ejemplo de que no todo funciona en formato de serie o de mini-serie sino que cada cosa y cada trama debe ocupar un lugar que corresponda más y esté al nivel de una producción digna que a la ambición por mantener algo tan endeble, de muy poco nos sirve que esté basada en un podcast danés que casi nadie conoce, tampoco le sirve que cuente con nombres reconocidos de la industria audiovisual en Dinamarca si aquí no hemos visto un trabajo previo que nos de un margen de comparar entre una cosa y otra, tampoco tiene claro qué es lo que nos quiere contar y mucho menos es capaz de cerrar muchas de las puertas que abre con los misterios que plantea.

Es lamentable que una producción que en su ambientación está tan bien cuidada termine producto fallido que ni siquiera se tome la molestia de tener una propuesta mejor construida o en este caso más entretenida o simplemente que se sienta que no nos han tomado el pelo.

La serie completa ya se encuentra disponible en la plataforma de Nerflix desde el pasado 30 de diciembre.