Resident Alien se burla de lo políticamente correcto

Las adaptaciones que hemos visto ya sea en la pantalla grande o en Series de Televisión sobre personajes basados en un cómic han sido respaldadas por grandes y modestos presupuestos, los hay para todos los gustos siendo los superhéroes los que han predominado en este género.

Pero ¿que hay de los demás trabajos que han publicado otras editoriales que no sean Marvel y DC Comics? En este caso Dark Horse es la que está debajo de estas con producciones como Alien y Hellboy que han tenido éxito entre los espectadores, de estos mismos llega a la pantalla chica una adaptación de Peter Hogan y el ilustrador Steve Parkhouse, Resident Alien del 2012.

¿De qué va la serie?

La historia se centra en Hah-Re un extraterrestre que por problemas en su nave aterriza en la Tierra y se hace pasar por un médico humano de un pequeño pueblo en Colorado, el llegó con la misión secreta de matar a todos los humanos con un artefacto, el extraño visitante como Harry comienza a vivir una vida simple aprendiendo lo que puede por medio de la T.V. las cosas se complican cuando se ve obligado a resolver un asesinato local y se da cuenta de que necesita asimilar un nuevo mundo que no conoce del todo; mientras lo hace comienza a luchar con algo completamente desconocido, el dilema moral de su misión y  plantearse las grandes preguntas de la vida ¿vale la pena salvar a los seres humanos de su propia auto destrucción?

La serie tiene una estructura muy particular, se aleja del material original para transformarse en una comedia de ciencia ficción que toma lo mejor de este género un viajero cósmico llega a nuestro planeta y trata de mezclarse en la población, estudia y aprende lo que puede sobre su entorno, desarrolla el habla humana viendo programas de televisión como Law & Order, sabemos a través de flashbacks que mató al verdadero Dr. Harry Vanderspeigle (Alan Tudyk) y ahora se refugia en una cabaña junto al lago aventurandose y recorriendo las montañas nevadas de Colorado en busca de su arma de destrucción masiva.

“No te lastimaré, solo voy a tener que matarte…!!!”

El creador y responsable de este proyecto es Chris Sheridan quién se tomó muchas libertades en su adaptación, ha tomado muy en cuenta que Resident Alien no caiga en el tipico cliché de la comedia americana sino que aquí se burla de todo lo incluyente, de las situaciones comunes y de lo políticamente correcto, los personajes secundarios en este primer episodio están únicamente para dar pie a muchos de los chistes y las bromas centradas en este extraterrestre como por ejemplo la escena en el bar donde bebe por primera vez un vaso con whiskey que muy poco aporta y tiene que ver con la trama, los residentes de de este pueblo en medio de la nada demuestran ser una comunidad muy unida de hombres y mujeres cuyas historias interpersonales, relaciones sentimentales y emocionales se van revelando gradualmente pero se sienten cálidas, nítidas y absolutamente naturales o las situaciones entre el sheriff local (Corey Reynolds) y su compañera (Elizabeth Bowen) que bien podrían ser la pareja cómica que el programa emplea hábilmente, con gran efecto) o el joven alcalde (Levi Fiehler)que se divierte cuestionando con nerviosismo casi todo lo que se le dice y se le hace y por último un elemento que muy seguramente veremos en más episodios y es la interacción entre un niño llamado Max y el protagonista lienigena porque es él quién puede ver su verdadera forma.

QUIZÁ TE INTERESE  Ryan Reynolds juega Dead Pool por primera vez

Es muy evidente que esta serie se basa y toma lo mejor de sus predecesoras My Favorite Martian, Mork & Mindy, ALF y 3rd Rock from the Sun que tienen en común esa relación comedia/drama que por momentos se siente un poco fuera de lugar porque una gran desventaja que tiene esta trama es una ciudad llena de personajes con historias de fondo entretejidas con la idea inicial que nos distrae de lo que estamos viendo pero que prometen resolver de alguna manera.

“El problema con la raza humana es su necesidad de conectarse y ahora me doy cuenta que es su mayor fortaleza”

Los efectos especiales y el maquillaje son un punto a favor, el diseño del extraterrestre se ve muy natural y muy bien cuidado porque le da esa sensación de textura que sería perfecta si no fuera por las manos que por momentos se ven como un simple par de guantes de látex, no vemos mucho de la nave espacial ni sabemos aún de dónde viene, el CGI usado para tal fin tampoco se toma grandes molestias de presentar algo espectacular y se van más por el lado de que lo sencillo puede ser más visual y aquí funciona muy bien.

El cast de actores lo encabeza Alan Tudyk (Captain Hah Re/Dr. Harry Vanderspeigle) quién hace un trabajo más que destacado, Sara Tomko (Asta Twelvetrees), Corey Reynolds (Mike Thompson), Levi Fiehler (Ben Hawthorne) y Judah Prehn (Max) quienes hacen un buen equipo y se nota que se divierten con lo que hacen porque cada actor sabe que lo que está haciendo no es en serio pero dan su mejor trabajo.

QUIZÁ TE INTERESE  Red State y la crónica de una secta (Reseña)

Otra de las cosas que luce mucho en este primer programa es la música, podemos escuchar canciones de fondo como Ride On de C.S. Armstrong, Feelin’ Alright de Joe Cocker, Starships de Nicki Minaj o el tema de apertura de Law & Order compuesto por Mike Post que le dan un toque divertido y establezca la sensación de una ciudad común  pero peculiar.

“Puedo decir una cosa sobre el Whisky, me permite tomar decisiones inteligentes y racionales”

Resident Alien también demuestra ser capaz de cambiar paradigmas en el protagonista que  va dándose cuenta de que su insensibilidad hacia los humanos va dando paso a la empatía lo que resulta en momentos conmovedores que basan su odisea en una experiencia profundamente humana cuando ve el cielo nocturno estrellado y se dice a sí mismo “Extraño mi hogar y  quiero ir a casa” esa es una imagen de un náufrago perdido aferrándose a la vida en un entorno que no conoce y del cual quiere formar parte para completar su misión.

He de reconocer que tenía serias dudas sobre el resultado final ya que el canal SYFY que la emite y produce no se caracteriza por tener grandes trabajos en la pantalla chica pero con esto ha sorprendido a propios y extraños de una manera muy grata teniendo el apoyo de Amblin Entertainment; la serie cuenta con 10 episodios en su primer temporada que se transmiten semanalmente.

La serie tendrá su estreno para Latinoamérica en algún punto de este 2021.