Wolfwalkers: Espíritu de lobo, es una espectacular animación tradicional

Los estudios de cine cuentan con su división de animación, Sabemos que Disney fue la pionera en este género seguida por Warner Bros. quienes se han mantenido vigentes hasta nuestros días.

Pero, ¿qué hay de aquellas producciones independientes? su manejo y distribución han sido muy discretos tanto que algunas no llegan a verse en nuestro país, ahora con el uso de plataformas digitales esto ha cambiado porque algunas tienen en sus catálogos este tipo de trabajos.

Wolfwalkers: Espíritu de lobo es la nueva película de animación a cargo de los directores irlandeses Tomm Moore (The Secret of Kells) y Ross Stewart que sorprende por su historia y por tener una animación muy tradicional.

¿De qué va la película?

En una época en la que la superstición y la magia dominaban el reino, los lobos están considerados como una fuerza demoníaca y de mal augurio que debe ser eliminada; Robyn es una niña aprendiz de cazadora a quién acompaña un halcón y que junto con su padre viaja hasta el norte de Irlanda para matar al último grupo de lobeznos que conoce pero, la situación cambia cuando ella salva a Mebh otra niña algo peculiar que esconde un gran secreto, su amistad será puesta a prueba mientras que la lleva a conocer el mundo de los llamados Wolfwalkers, transformándose en aquello que su padre ha jurado destruir.

Actualmente estamos acostumbrados a las animaciones digitales en 3D especialmente en los largometrajes que llegan a la pantalla grande,  aquellos trabajos como este que no siguen ese estilo de realización no son muy tomadas en cuenta por el público que busca ver algo más espectacular y comercial.

Los creativos irlandeses del Cartoon Saloon no se quedan atrás al momento de preservar esta forma de realización que se apega más a lo tradicional y artesanal, este trabajo es una espectacular realización visual que aplica muy bien su talento narrativo así como de sus medios técnicos.

Lo primero que debemos tener muy claro es que hay cosas muy destacables en Wolfwalkers, el diseño de personajes, el uso de los fondos para dar dimensión en el entorno que presentan y que crece a momentos junto con esta manada de lobos que están al centro de la historia,  el uso de los colores especialmente que con base en la decisión artística que contrasta el gris del mundo humano con la colorida naturaleza, lo bien estructurada que esta la narrativa para estructurar cada escena, el uso de las transiciones entre escena y escena es sumamente profesional y cuidado hasta en el más mínimo de sus detalles.

QUIZÁ TE INTERESE  Guasón ‘JOKER’ (Reseña con spoilers)

Lo más importante  que tiene esta película es que todo está colocado de manera que la misma historia pueda expandir la fantasía que va generando cuadro a cuadro para que este relato no solo sea divertido sino que también tenga los elementos necesarios para captar nuestra atención como espectadores a cada momento.

La película no se va por el lado fácil del cliché que busca darnos un mensaje moral o hacernos reflexionar sobre los problemas actuales de inclusión a lo políticamente correcto, desde el principio vemos que los problemas son de otro tipo, desde su primera aparición podemos percibir que la pequeña  protagonista se siente incómoda e insatisfecha en su nuevo hogar, un pueblo lejos de su antigua casa campestre en una Inglaterra casi medieval; su vida cambia cuando logra escapar del castillo para toparse de frente con una familia compuesta por wolfwalkers y descubrir así que no todo lo que se dice de ellos es cierto, por otro lado vemos la relación que surge entre amigas que tienen la capacidad de convertirse en lobos cuando se quedan dormidas y que son acompañadas por una manada que están en la mira de los humanos que quieren eliminarlos a toda costa.

Este conflicto se agrava cuando el padre de Robyn acepta el trabajo de ser un cazador que está bajo las órdenes del señor Protector, un tipo malvado que solo quiere matar a los lobos que viven en las cercanías de su pueblo cosa que resultaría conveniente porque por un lado  reforzaría su dominio sobre el resto de los habitantes y por otro seguir conservando la credibilidad de que son seres malignos con poderes sobrenaturales ese poder, incluso está dispuesto a destruir todo bosque si eso garantiza su muerte.

La historia desarrolla otras sub historias dentro de sí misma pero que van ligadas de una manera muy coherente sin dejar cabos sueltos o cosas sin resolver, Tomm Moore como director no se toma muchas molestias de querer comparar su trabajo con otras producciones por el contrario, se aleja de todo lo que ya hemos visto y plantea las cosas de manera simple y divertida para plantear y explicar cosas como la muerte, la corrupción, el poder, el amor, la amistad, la lealtad pero sin caer en discursos.

QUIZÁ TE INTERESE  Para conocer más de Roma de Alfonso Cuarón

 

Wolfwalkers expone un impecable trabajo visual que combina con la profunda  filosofía que enfrentan sus personajes especialmente a la hora de abordar las características  que marcarán el desarrollo de Robyn como una niña sin voz y opinión para los demás personajes lo que le permite tener una evolución más concreta.

Desde el comienzo la película también expone situaciones como que ella debe olvidarse de sus  días acompañando a su padre en el bosque quién solo quiere protegerla para garantizar un desalentador futuro a los ojos de la pequeña quien solo puede aspirar a ser una sirvienta en el castillo, los lobos por su parte deben enfrentarse al peligro del hombre que arrasa con la naturaleza y que quiere terminar con su existencia, aquí no hay nada de filosófico si entendemos que en el tiempo en el que está situada esta historia las cosas sucedían de esta manera.

Los elementos fantásticos están muy bien justificados como esta muestra de transformación licántropa, la historia también establece que en este mundo mágico en el que los lobos están conectados directamente con lo que le da vida al bosque; es muy llamativa la forma en que exponen las habilidades de estos animales para acercarnos directamente a la forma en que ven, huelen escuchan y perciben todo en su entorno.

Las voces corren a cargo de Honor Kneafsey, Eva Whittaker, Sean Bean, Tommy Tiernan, Maria Doyle Kennedy y Paul Young quienes hacen un gran trabajo no solo por darles vida a estos personajes sino porque estudiaron muy bien la pronunciación del inglés que se hablaba en esos tiempos, la música es otro elemento fundamental, el francés Bruno Coulais es quién diseña una partitura basada en música tradicional irlandesa y ejecutada con instrumentos de la época lo que es una verdadera maravilla.

En conclusión, la película es prodigiosa en su narrativa y en su impecable animación lo que la hace una experiencia memorable para quienes gustan de este género.

Wolfwalkers: Espíritu de lobo ya está disponible en Apple TV+